Lula, el carismático líder servidor

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff17 Abr 2018 Hits:986

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:784

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:803

¿Organizarnos?

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva10 Abr 2018 Hits:788

Nuestras cacerías de migrantes

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen10 Abr 2018 Hits:779

El presidente pasmado

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman10 Abr 2018 Hits:695

El encuentro de las víctimas y Sicilia con el presidente Calderón PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por BBC Mundo/ICencos   
Jueves 23 de Junio de 2011 21:38

 Estaba la madre que espera el regreso de sus hijos y sobrinos desaparecidos. Estaba el poeta que no escribe desde que su hijo fue asesinado. O el campesino de Chihuahua al que mataron un hermano. Y en mitad de ellos, el presidente de México que en 2006 declaró la guerra al narcotráfico. La que ya ha dejado sin hijos, sobrinos ni hermanos a 40.000 mexicanos.

Julian LeBarón, quién lucha para hacer justicia a su hermano y su cuñado originarios de Galeana, Chihuahua, leyó un mensaje donde invita a Calderón a ser empático con la situación en su calidad de ser humano, “le invito -dijo- a que no sea recordado como el presidente de los 40 mil muertos [...] se lo pido fervientemente en nombre y memoria de los que han sufrido tanto”.

Este jueves, en un encuentro sin precedentes, Felipe Calderón se reunió con decenas de víctimas de la violencia para dialogar sobre su estrategia contra el crimen organizado… y para pedir perdón.

"Todos los que integramos el estado somos responsables y coincido en que debemos pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas, pero no por haber actuado contra los criminales", dijo el mandatario.

"Si de algo me arrepiento en todo caso no es de haber enviado fuerzas federales a combatir criminales que nadie combatía por miedo o estaba comprado con ellos", añadió Calderón, quien reiteró que sacar al ejército o la policía de las calles está fuera de toda discusión.

"¿Somos bajas colaterales?"

El destinatario de sus palabras era Javier Sicilia, escritor y poeta cuyo hijo fue asesinado en marzo en Morelos en un ataque atribuido al crimen organizado. Él se ha convertido en líder de las manifestaciones multitudinarias en Ciudad de México, que han reclamado un viraje radical en la estrategia gubernamental contra el narco y la necesidad de un pacto para reconstruir el tejido social.

Sicilia ya se había reunido en otras ocasiones con Calderón, en la intimidad de la residencia presidencial de Los Pinos, pero quería que esta vez el debate fuera público y que las víctimas pudieran preguntarle a la cara a su presidente por qué unos sicarios mataron a su hijo adolescente o dónde han ido a parar sus familiares "levantados" (secuestrados).

Felipe Calderón y madre de víctima de la violencia

Felipe Calderón abraza a María Elena Herrera, una de las participantes en el diálogo que tiene cuatro hijos desaparecidos.

"Aquí estamos una representación de las víctimas... véanos bien, ¿le parecemos bajas colaterales?, ¿estadísticas? (…) El que estemos aquí es una muestra del fracaso de la clase política mexicana para abordar los graves problemas del país", le dijo el poeta al presidente.

"Tenemos derecho como ciudadanos a una redefinición de la estrategia de seguridad. Para ello es necesario terminar con el enfoque militarista de combate al crimen organizado mediante un enfoque más amplio y estructural", añadió.

Su movimiento por la paz, que integra a decenas de organizaciones no gubernamentales, activistas y familiares de asesinados, había exigido en ocasiones anteriores la renuncia del ministro de Seguridad del país, Genaro García Luna, al que responsabilizan del "fracaso" del combate al crimen. Esta vez, con el funcionario a escasos metros del poeta, Sicilia no solicitó su cese.

De hecho, conforme transcurría el diálogo, los reproches de uno y la defensa de otro acabaron disipándose para llegar a un abrazo y a un acuerdo: México ya ha contado demasiadas muertes. Sicilia regaló un rosario a Calderón, otro más a la larguísima lista que dice guardar el presidente en su residencia, regalo -y recordatorio- de las víctimas que se ha encontrado en su mandato.

Casi al modo de un debate electoral, el grupo de activistas liderado por Sicilia y el gobierno habían pasado semanas discutiendo los términos en que transcurriría el diálogo. Con turnos acordados de antemano para cada intervención y límites de tiempo.

"Necesitamos ver hechos"

Tampoco el lugar elegido fue casual. El Castillo de Chapultepec es uno de los más imponentes edificios de Ciudad de México. Alfombrado por siempre relucientes baldosas blancas y negras, con vistas exclusivas a toda la ciudad y cubierto de murales y vidrieras, el castillo es además testigo de los hechos más importantes de la historia mexicana: invasiones extranjeras, la guerra de Reforma...

En esta antigua residencia del emperador Maximiliano y de varios presidentes estaba este jueves María de la Luz Dávila. Sus dos únicos hijos fueron asesinados en 2009 en Villas de Salvárcar, Ciudad Juárez, cuando celebraban una fiesta estudiantil.

"Todos los que integramos el estado somos responsables y coincido en que debemos pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas, pero no por haber actuado contra los criminales"

Felipe Calderón, presidente de México.

Dávila se negó entonces a aceptar las condolencias del presidente y pidió que se marchara de su ciudad cuando éste visitó Juárez para disculparse. Unos días antes, Calderón había vinculado la muerte de esos jóvenes con una pelea entre bandas rivales.

Por eso, para esta madre convertida en símbolo de la ciudadanía atrapada por la violencia de Juárez, aún no quiere abrazar al presidente.

"Para él es fácil decir que se va a comprometer (con las víctimas), pero necesitamos ver hechos. Todo sigue igual, en Ciudad Juárez sigue pasando lo mismo… queremos ver cambios", le dijo Dávila a BBC Mundo.

La foto con el presidente

A su lado, Julián Lebarón, un campesino mormón de Chihuahua que ha enterrado a su hermano y su cuñado por negarse a pagarle al narco.

Javier Sicilia padre de víctima de la violencia.

"El que estemos aquí es una muestra del fracaso de la clase política mexicana para abordar los graves problemas del país", dijo Sicilia.

A comienzos de junio, él marchó con Sicilia al norte del país para exigir a partidos políticos, criminales y sociedad civil el fin del derramamiento de sangre, y ahora planea otra marcha hacia el sur, a la que ha invitado al presidente.

Lebarón, con su sombrero blanco, confía en que el diálogo de Chapultepec cambie las cosas, pero no es ingenuo: "no tengo ninguna expectativa. Muchos dicen que esto es como un circo, pero tengo muchas esperanzas. Si nada cambia recurriremos al boicot, a la resistencia civil", le dice a BBC Mundo.

Después que algunas víctimas contaran sus historias de impunidad e injusticia, en los pasillos del castillo los ministros de Calderón, la primera dama y la fiscal general de México anotaban detalles sobre cada uno de los casos.

Muchos de esos viudos, huérfanos o madres de desaparecidos también se tomaron fotos con un presidente que les promete respuestas, aunque estas no vayan a llegar pronto ni fácilmente.

Mientras, en el resto del país, aguardan su turno otras decenas de miles de familias golpeadas por la violencia. Tantas que no caben en el Castillo de Chapultepec.

Última actualización el Jueves 23 de Junio de 2011 23:07