Lula, el carismático líder servidor

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff17 Abr 2018 Hits:786

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:605

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:613

¿Organizarnos?

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva10 Abr 2018 Hits:583

Nuestras cacerías de migrantes

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen10 Abr 2018 Hits:598

El presidente pasmado

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman10 Abr 2018 Hits:529

Sicilia: el Congreso es corresponsable de miles de muertos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Agencias   
Jueves 28 de Julio de 2011 22:20

México, DF.  Al iniciar el Diálogo con los representantes del Congreso, a nombre del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, el poeta Javier Sicilia exigió a los legisladores ahí presentes pedir perdón a las víctimas de la guerra contra la delincuencia organizada que puso en marcha el presidente Felipe Calderón, porque el Poder Legislativo también tiene responsabilidad.

“Ustedes son también corresponsables de nuestros muertos y de nuestro dolor”, recalcó Sicilia frente a los rostros serios de los coordinadores parlamentarios de todas las fuerzas políticas.

Resaltó que el Congreso le permitió a Calderón seguir adelante con la estrategia contra los cárteles de la droga que ha costado 50 mil muertos, 120 mil desaparecidos, miles de desplazados y millones de mexicanos que viven con temor por la violencia y la inseguridad.

Pero no sólo eso, lo responsabilizó de aprobar recursos presupuestales con los que el presidente Calderón financia esa “fallida estrategia anticrimen”.

Una vez que el presidente de la Comisión Permanente, Manlio Fabio Beltrones, dio inicio al encuentro realizado en el alcázar del Castillo de Chapultepec, Sicilia, a quien le acompañan varios integrantes de su movimiento y familiares de víctimas, no cesó de fustigar a los legisladores.

Les preguntó por qué han tolerado las atrocidades que se cometen contra los migrantes centroamericanos, por qué no han puesto orden en el Sistema Nacional de Migración y los acusó de no representar a la ciudadanía, sino a sus partidos e intereses electorales.

El dirigente de ese movimiento por la paz le señaló asimismo que el país vive una crisis grave y exige un cambio radical de todos. Les advirtió que están en la disyuntiva de optar por la paz o por la guerra y enumeró luego una serie de demandas específicas. Pidió al Congreso no aprobar en los términos en que se pretende en la Cámara de Diputados la Ley de Seguridad Nacional, ya que llevaría a la instauración de un estado policiaco militar, propuso que se cambie la redacción conjuntamente con representantes de la sociedad.

Planteó también que analicen la posibilidad de poner en marcha medidas que permitan el retiro del ejército de las calles. Insistió también en que se forme una comisión de la verdad, a fin de saber que la sociedad conozca qué ha pasado con los muertos y los desaparecidos durante lo que va del sexenio.

De igual manera propuso aprobar la reforma política en un período extraordinario y establecer un sistema transparente de rendición de cuentas.

Los más serios con el discurso de Sicilia eran priístas y panistas. La coordinadora de los diputados de Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota, escribía nerviosa en un papel, mientras el vicecoordinador, Alberto Pérez Cuevas, prefirió levantarse de la mesa para atender otros asuntos.

Al terminar el encuentro con un beso del poeta a los legisladores, Sicilia ofreció una conferencia de prensa, en la cual descartó que detrás de su llamado a aprobar la reforma política -que abre las puertas a la sociedad civil por medio de las candidaturas independientes-, exista un interés por una candidatura ciudadana.

Casi al terminar la reunión, la legisladora panista y presidenta de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Josefina Vázquez Mota, se comprometió a convocar a los coordinadores parlamentarios para discutir el tema de las iniciativas.

Entre los acuerdos que se lograron está la creación de una Comisión de la Verdad, del auditor externo de la Policía Federal, del Consejo Ciudadano para la Seguridad Nacional, así como la aprobación de las reformas política, de justicia y de medios; las leyes de atención a las víctimas, que incluirá un fondo especial para ayudar a las familias afectadas; la denominada 5 de Junio, para la regulación de guarderías, y contra la desaparición forzada. Además, trabajar sobre una nueva Ley de Seguridad Nacional.

Aunque desde el arranque de la reunión el movimiento ciudadano demandó la creación de una Comisión de la Verdad, al final los legisladores aceptaron la creación de una instancia que investigue e identifique a todas las víctimas de esta guerra, estimadas en más 50 mil y, además, elabore un padrón de desaparecidos, que extraoficialmente se calcula en más de 10 mil. En dicha instancia participarían los familiares de las víctimas.

También se acordó crear la figura de un “auditor externo” que vigile la actuación de los policías federales y dé seguimiento a los elementos que han sido expulsados de las corporaciones y a quienes han sido rechazados.

Finalmente, Javier Sicilia pidió a los legisladores que, de cara a las elecciones presidenciales de 2012, no se haga uso político del dolor de las víctimas de la violencia:

“Los invitamos a representar nuestras demandas y las de todos los ciudadanos, pero no hablar en nuestro nombre ni a buscarle una raja electoral a nuestro dolor”, expresó.

En respuesta el senador Beltrones manifestó que no permitirán que se haga uso electoral de las víctimas.

Antes, al exponer las posturas de sus partidos y en respuesta a la demanda del poeta, los legisladores del PRI, PAN, PRD, PT y Convergencia, a diferencia del presidente Calderón que se negó a hacerlo, pidieron perdón a quienes han resultado víctimas de la violencia que padece el país.

Al iniciar el diálogo, Sicilia demandó, en nombre de las víctimas de la guerra contra el narcotráfico que ha declarado el presidente Calderón, a diputados y senadores que “reconozcan su deuda como representantes del pueblo, y pidan perdón a las víctimas y a toda la nación que no han defendido ni representado con dignidad”.

Después, familiares de las víctimas criticaron la actuación pasiva de diputados y senadores de todos los partidos ante la violencia y las miles de muertes que han ocurrido en este gobierno.

“En nombre de una idea equivocada del gobierno, se han alejado de nosotros: no escuchan los ritmos del corazón de la patria y pretenden, junto con los criminales y los poderes fácticos, secuestrar las aspiraciones democráticas y la esperanza de bienestar de la nación. Ustedes lo hacen por omisión, ignorancia o complicidad; ellos, porque ustedes no se los han impedido”, manifestó Sicilia.

El poeta también se refirió a los grupos del crimen organizado: “Hago un llamado a los criminales, una condena al mal que representan, un llamado a la humanidad que les queda, que vayan por la paz, que regresen a sus códigos de honor porque nos están haciendo mucho daño y también son mexicanos”.

La mesa con 70 lugares se instaló a las 10:00 horas en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad asistieron 30 miembros y un grupo de 20 víctimas, de las cuales seis presentaron sus testimonios.

Del Poder Legislativo asistieron representantes del PRI encabezados por el senador Manlio Fabio Beltrones; del PAN, presididos por el senador José González Morfín; del PRD, con el diputado Armando Ríos Piter a la cabeza; de Convergencia, encabezados por Dante Delgado Rannauro; del PT, comandados por Ifigenia Martínez; y del PVEM, con Arturo Escobar. Sólo faltó la representación del Partido Nueva Alianza (Panal).

Al iniciar el diálogo, Sicilia pidió a los legisladores hacer un esfuerzo “extraordinario y humilde” para evitar que la nación se precipite a un irremediable caos social.

Dijo que el Poder Legislativo es corresponsable de la situación de emergencia nacional porque no detuvo a Calderón cuando declaró la guerra al narcotráfico y aprobó un presupuesto para que las Fuerzas Armadas la pusieran en marcha.

En las primeras dos horas del encuentro participaron Julio César Márquez, en representación de los padres que perdieron a sus hijos en el incendio de la guardería ABC de Hermosillo; Concepción Vizarrea, de las familias de Oaxaca que desaparecieron en Tamaulipas, y Yuriana Armendáriz, en representación de las familias de los 13 ejecutados en Creel, Chihuahua en 2008. Esta última acusó a la exprocuradora de Chihuahua, Patricia González, de proteger a su sobrino, a quien sólo identificó como El Colibrí, señalado como el autor de la primera masacre en esa entidad.

En su oportunidad, representantes del Movimiento para la Paz con Justicia y Dignidad pidieron al Congreso de la Unión legislar para garantizar la atención a víctimas del delito y para prevenir, perseguir y sancionar la desaparición forzada, de acuerdo con el derecho internacional.

Emilio Álvarez Icaza, expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), urgió al Estado a atender a las víctimas de la violencia y les brinde ayuda, en lugar de “revictimizarlos” cuando se presentan a denunciar.

Destacó que un Estado ausente u omiso es más grave que un Estado fallido.