En Chihuahua, Lexmark despide a obreros que quedan lisiados, denuncian PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Sandra Rodríguez/SinEmbargo.mx   
Viernes 01 de Enero de 2016 20:36
 
Los trabajadores de la planta de Lexmark en Ciudad Juárez, Chihuahua, que pese al crudo invierno que azota esa ciudad continúan con el paro para exigir mejores salarios, denunciaron también los abusos que, dicen, ha cometido en su contra la trasnacional.
 
Victoria Moreno, una mujer de 44 años de edad que ha trabajado en todas las líneas de producción de la maquila dijo a SinEmbargo que después de una lesión en las manos que tuvo en la operación, la empresa buscaba un motivo para echarla. Ese motivo fue que Moreno se sumó al movimiento de la creación de un sindicato que defendiera sus derechos y un incremento salarial. La mujer forma parte del más de centenar de obreros que fueron despedidos a principios de diciembre por atreverse a pedir seis pesos de aumento, algo así como 35 centavos de dólar.
 
 

 
Victoria atribuye su despido al hecho de que se sumó a la exigencia del aumento salarial, pero también a la lesión que tuvo en la maquila.
 
“Porque pedimos que nos hicieran justicia, que nos subieran un poco el salario porque estábamos ganando muy poco. Fui una de las personas que se dañó aquí en la planta una de sus manos trabajando”, narró.
 
“Para mí, ellos buscaron una oportunidad para echarme para afuera”, consideró Victoria y explicó que la empresa se tuvo que hacer cargo de su lesión en las manos, pues debió asumirlo como una enfermedad generada por el trabajo. “Entonces cualquier cosita era buena, por eso es que me han de haber echado, por pedir justicia, por un salario mejor para vivir un poco mejor”, dijo.
 
Moreno precisó que ella ganaba 680 pesos, aunque algunas veces recibía un poco más, si es que lograban el bono de producción de la empresa. La mujer explicó que ella pasó por casi todas las líneas de producción de la fábrica: “en impresoras, toneras, en pre empaque, que fue donde creo yo me lesioné, y luego cuando ya no les serví más, me mandaron a los cuartitos de subensamble y ahí me dejaron, ahí me estancaron sin poder ganar el salario que les estaban pagando a los demás […] porque yo ya no lo merecía, porque supuestamente hacía muy poco mi trabajo, porque yo ya no les servía”.
 
El pasado 9 de diciembre, la fabricante internacional, Lexmark despidió a alrededor de un centenar de empleados de su maquila en Ciudad Juárez, la mayoría de ellos firmantes de una solicitud de creación de un sindicato independiente, y quienes exigían además un ajuste a su sueldo diario de seis pesos, con lo que pasara de 114 a 120 pesos.
 
El salario de 120 pesos diarios está considerado en la maquila como el tope salarial para los trabajadores con cinco o más años de experiencia en las líneas de producción de la firma. Pero al cumplirse el plazo para la mayor parte de los trabajadores, la empresa respondió que tenían que “recertificarse” de nuevo, según explicó en días pasado la representante legal de los obreros Susana Prieto a SinEmbargo.
 
Ante esta situación, los trabajadores se organizaron y buscaron asesoría legal, pero encontraron que no podían proceder contra la negativa de Lexmark a cumplir con sus políticas internas de aumento, sino sólo a que les pagara el mínimo, que son 70.10 pesos diarios.
 
Así, el 3 de noviembre pasado, 78 de los empleados inconformes decidieron solicitar formalmente el registro de un sindicato ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje para, en bloque, buscar mejoras salariales. Fue entonces que empezó el hostigamiento, cuentan las entrevistadas. Entre otras formas, con un aumento a empleados nuevos y a quienes, para ejemplo de los disidentes, sí les pagaron los 120 pesos desde un inicio.
 
Esta última medida detonó el paro laboral que encabezaron unos 700 empleados el 7 y 8 de diciembre. Finalmente, el 9 de diciembre despidieron a quienes firmaron la solicitud para la creación del sindicato. Posteriormente, los obreros despedidos iniciaron una huelga en las inmediaciones de la maquila, la cual han mantenido pese a las bajas temperaturas que se registran en la entidad.
 
En tanto, el pasado 29 de diciembre se informó que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Ciudad Juárez resolvió negar el registro al sindicato que pedían los trabajadores de Lexmark.
 
De acuerdo con el oficio de la resolución, entregado ese día en la oficina de la abogada Susana Prieto Terrazas, la negativa se basó en los artículos de la Ley Federal del Trabajo que exigen que los sindicatos estén formados por obreros en activo y que los solicitantes de Lexmark no cumplen debido a que fueron despedidos el pasado 9 de diciembre.
 
También, de acuerdo con el documento, se debió a la falta de explicación sobre la administración de los recursos de la buscada organización obrera.
 
“Esta autoridad estima que no se da cumplimiento al artículo 373 de la ley laboral en vigor en lo referente a la rendición de cuentas de la agrupación y la completa y detallada administración del patrimonio sindical, incluyendo la situación de los ingresos por cuotas sindicales y otros bienes y el destino de ellos, obligación que no es dispensable para quien quiere conformar un sindicato, elemento que deben contener sus estatutos, y como los mismos no establecen las instancias y procedimientos para lograr la debida rendición de cuentas de los bienes sindicales, es claro que esta junta no puede autorizar tales estatutos”, dice el oficio.
 
Ante esta decisión, los trabajadores anunciaron que el próximo lunes interpondrán un amparo contra la decisión de la Junta local de Conciliación y Arbitraje. Además anunciaron, pese a la severas nevadas que se han registrado en esa frontera durante las últimas semanas, que continuarán con las guardias en el campamento que tienen montado a un costado de Lexmark.
 
Los obreros de Lexmark mantienen el paro aún ante las bajas temperaturas que han azotado Juárez durante los últimos días. Foto: Sandra Rodríguez, SinEmbargo
Los obreros de Lexmark mantienen el paro aún ante las bajas temperaturas que han azotado Juárez durante los últimos días. Foto: Sandra Rodríguez, SinEmbargo
 
EL APOYO DE OTROS SINDICATOS
 
Luego del rechazo del sindicato de los obreros de Lexmark, el Sindicato número 59 de la federación Americana de Empleados Estatales, de Condados y Municipios (AFSCME), expresó su apoyo a los empleados de Lexmark
 
De acuerdo con lo que reporta El Diario de Juárez, la organización americana sostuvo que “no es ninguna sorpresa que empresas estadounidenses como Lexmark nieguen derechos a los trabajadores mexicanos y de otros países dado que aún los sindicatos en este país están constantemente bajo ataque”.
 
Por otra parte, ayer la Nueva Central de Trabajadores, que agrupa al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), la Alianza de Tranviarios y el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (Situam), y a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), entre otras organizaciones sindicales del país, emitieron un comunicado en el que expresaron su solidaridad con el movimiento de los obreros de Lexmark y anunciaron que llevarán a cabo diversas movilizaciones en apoyo a su lucha.
 
“A pesar de que la modesta demanda de un aumento de 6 pesos diarios podría haber sido resuelta sin ningún problema por parte de esta poderosa patronal multinacional, su respuesta fue la de recrudecer la represión al interior de la planta recurriendo a la presencia de policías municipales y estatales y, a comienzos de diciembre, con el despido de 90 trabajadores, en su mayoría mujeres”, recordó la agrupación.
 
“Esta intransigencia de la patronal solo refleja su intención de mantener en condiciones de semi-esclavitud de los trabajadores de la maquila y de que para ello cuenta con la complicidad de las autoridades laborales que, sistemáticamente, niegan el registro de sindicatos auténticos o imponen sindicatos ‘charros’”, consideró.
 
Destacó también que “actualmente los dignos trabajadores despedidos de Lexmark mantienen un plantón permanente a las afueras de la fábrica, con temperaturas bajo cero y fuertes vientos, sin haber cobrado su aguinaldo y su raquítico salario. Requieren urgentemente de a más amplia solidaridad del movimiento sindical, nacional e internacional, para el sostenimiento de su lucha”. Así mismo, anunciaron diversas movilizaciones para “apoyar esta heroica lucha”.
 
Finalmente exigieron la reinstalación de todos los trabajadores despedidos, el respeto a sus derechos laborales y “libertad y democracia sindical”.
Última actualización el Viernes 01 de Enero de 2016 20:42