Ildefonso, defensor de los bosques, desde prisión: “Estamos pagando caro el ser honestos” PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por SinEmbargo.mx   
Miércoles 18 de Mayo de 2016 13:20
El ecologista Ildefonso Zamora, preso por cargos de robo, escribió una carta para recordar que hace 9 años taladores de bosques asesinaron a su hijo Aldo. En la misiva, difundida por la organización ecologista Greenpeace,  afirma que su lucha y la de su familia por defender los bosques, no terminarán por su encarcelamiento ni las agresiones a su familia.
 
 
Ciudad de México---El ecologista mexiquense Ildefonso Zamora difundió a través de organizaciones internacionales una carta que escribió desde prisión para recordar los 9 años del asesinato de si hijo Aldo Zamora, quien perdió la vida por su labor para proteger los bosques.
 
Aldo fue asesinado el 16 de mayo de 2007, por taladores ilegales del Estado de México, y hoy, Ildefonso es un preso de conciencia. Le quitaron su libertad acusándolo de robo con tentativa de agravante.
 
“Son tantas las advertencias y resultados que han afectado mi vida y la de mi familia, tantos daños de difícil reparación que ya no tenemos una estabilidad armónica y de convivencia tranquila, estamos pagando caro muy caro el ser honestos, trabajadores, honrados y luchadores sociales, siempre haciendo y dando el bien por los demás y ahí están las pruebas”, escribe Ildefonso en su misiva.
 
 

 
Ese mismo día hirieron a su hermano Misael y meses después el entonces Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, entregó un reconocimiento Ildefonso a y a los comuneros de San Juan Atzingo, su hogar,  por su defensa del medio ambiente y prometió justicia por el asesinato de Aldo, una acción que nunca llegó.
 
Ildefonso Zamora ha encabezado la lucha pacífica contra los taladores ilegales del Gran Bosque de Agua, abastecedor de tres cuartas partes del líquido que se consume en la Ciudad de México.
 
“La labor de Don Ildefonso Zamora es indispensable en un país como México donde cada año se pierden 500 mil hectáreas de bosques, entre otras razones por incendios, tala, agricultura y por procesos de urbanización”, han señalado distintas organizaciones, entre ellas, Amnistía Internacional (AI).
Ildefonso padece diabetes y necesita un tratamiento especial. El año pasado su hijo Misael fue secuestrado por elementos militares, una medida por la que el Centro Prodh y Greenpeace ya interpusieron una queja ante la CNDH.
 
Fue detenido el 20 de noviembre sin una orden de aprehensión por una acusación fabricada por el Ministerio Público de Tenancingo, además, ninguna autoridad le notificó que había una averiguación en su contra desde 2012.
 
Ante esta situación, las organizaciones promovieron un amparo cuya resolución se encuentra a manos del juez Jacinto Martínez Santiago, quien deberá resolver con base en el análisis de las pruebas a su alcance y bajo una perspectiva integral de derechos humanos.
 
 
Desde que el Centro Prodh y Greenpeace México documentaron el encarcelamiento del ambientalista, lanzaron la campaña #IldefonsoLibre que incluye una petición en línea dirigida al Gobernador del estado de México, Eruviel Ávila Villegas; al Procurador de Justicia Estatal, Alejandro Jaime Gómez Sánchez; y al Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Sergio Javier Medina Peñaloza; para exigirles desechar los falsos cargos que se le imputan a Zamora. Hasta el día de hoy, ninguna de las autoridades ha respondido a las más de 23 mil personas que ya firmaron la carta para exigir la liberación de Ildefonso.
 
A continuación parte del mensaje que Ildefonso escribió a mano y que ha sido transcrito por Greenepace México:
 
Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Greenpeace, Amnistía Internacional, CNDH, Organización Mundial Contra la Tortura, medios de comunicación nacionales e internacionales, Corte Interamericana de Derechos Humanos y las más de 22 mil personas que han aportado su firma digital para obtener mi libertad,
 
Por medio de la presente reciban un cordial y afectuoso saludo de su amigo y servidor Ildefonso Zamora Baldomero, a la vez que aprovecho para contarles lo siguiente. Desde el 20 de noviembre de 2015 estoy preso en esta cárcel, soy inocente y es injusto, ya que no cometí delito alguno y el pretexto para que las autoridades me encarcelaran fue inventar y fabricar un delito de robo con modificativa de agravante. Sin tener las pruebas suficientes llegaron a determinar que debía de ser encarcelado como todo un delincuente, violando todos mis derechos constitucionales y humanos y sin tomar en cuenta por lo menos que provengo de raíces indígenas tlahuicas pues para todas las autoridades de Tenancingo eso pasa desapercibido y sin importancia alguna pues para ellos soy culpable y tengo que ser culpable, porque me imagino que si no se les caería el teatro de todo lo que fabricaron en contra mía y estoy seguro que así va a ser, ya que tengo las suficientes pruebas para demostrar mi inocencia y voy a salir absuelto de los delitos que me imputan falsamente, porque tengo fe en Dios, en que pronto voy a lograr mi libertad.
 
Por eso les agradezco a todas las organizaciones, grupos, frentes, instituciones y amistades en general, todo el apoyo y solidaridad que nos han brindado a mí y a mi familia, gracias a ustedes he recobrado mucha fuerza, mucha vitalidad, mucha energía y sobre todo muchas ganas para salir adelante, me he llenado de buena vibra para recuperar mi salud y sobreponerme ante todo, para sobrevivir y enfrentar una adversidad más de mi vida.
 
Con ustedes nos damos cuenta que mi familia y yo no estamos solos y sabemos que a través de las instituciones internacionales y medios de comunicación se difundirán y sabrán en otros países qué tipo y clase de gobierno tenemos en el Estado de México, qué clase de autoridades existen en el Distrito Judicial de Tenancingo, México, ¿porqué se ejercen estas injusticias contra los inocentes?, ¿porqué su interés en inventar y fabricar delitos para encarcelar a gente de bien?, sólo ellos tendrán respuesta. Escribo esto porque a pesar de sus llamados para su intervención en mi asunto no me da respuesta el Gobierno, el Procurador General de Justicia, el Presidente del Tribunal Superior de Justicia y el Secretario General de Gobierno, porque el juez V de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales con residencia en Toluca no resuelve mi amparo a casi ya medio año, ¿a qué se debe la nula respuesta? ¿cuáles son los intereses que los mueven para excluirme de mis derechos y que me sigan manteniendo prisionero sin razón alguna? Ojalá pronto respondan.
 
Expreso también mi agradecimiento a todas las personas que se preocupan por mi situación general y por la que atraviesan mis seres queridos, así también a todas las que se están sumando para apoyarme, muchas gracias de verdad.
 
Ratifico a diario mi fe y confianza en Dios, mi conciencia está tranquila porque sé que no  hice nada y por eso estoy seguro de que lograré mi total y absoluta libertad a pesar de que los del Ministerio Público (llamados Representación Social) piden en su denuncia se me aplique todo el peso de la ley y se me de una condena de muchos años porque soy un peligro para la sociedad, espero no se les cumpla y les pregunto a ustedes estimados amigos, ¿qué peligro representa una persona diabética con todas las consecuencias y complicaciones de esta enfermedad? Incluyendo la pérdida de la vista y ya todo el deterioro de salud que tengo.
 
[Las autoridades] ya sólo esperaban y pensaban cómo encarcelarme y acabar con mi buena imagen y gran trayectoria, aunque de todo esto estoy consciente que son consecuencias y venganzas por todo lo bueno que he sido y he hecho para mi comunidad, como el haber logrado el reconocimiento y titulación de los bienes comunales de San Juan Atzingo el 20 de junio de 2007, combatir la tala clandestina de sus bosques desde 1998, así como haber gestionado varios programas ante las dependencias federales y estatales para restaurar las áreas deforestadas y generar mucho empleo temporal para hombres y mujeres, si todo esto fuera poco, mis compañeros Paulino Neri Carlos, Nicolás Hernández Alberto, Alejandro Ramírez Raymundo y yo buscamos siempre la consolidación de San Juan Atzingo como comunidad agraria indígena tlahuica.
 
Desafortunadamente para nosotros, estas acciones incomodaron y perjudicaron a muchos en sus intereses políticos, económicos y sociales, por eso sentían que les cortábamos sus ambiciones y optaron por atacarnos moral y físicamente y agregaría que materialmente ya que todas las medidas y acciones que emprendieron contra nosotros fueron drásticas y peligrosas y más para mí y toda mi familia pues los resultados muchos de ustedes ya los saben como el asesinato de mi hijo Aldo (QEPD), a unos días está de cumplirse nueve años, y los asesinos materiales siguen gozando de libertad y seguro estoy que esto ya quedó impune. En fin, son tantas las advertencias y resultados que han afectado mi vida y la de mi familia, tantos daños de difícil reparación que ya no tenemos una estabilidad armónica y de convivencia tranquila, estamos pagando caro muy caro el ser honestos, trabajadores, honrados y luchadores sociales, siempre haciendo y dando el bien por los demás y ahí están las pruebas.
Aún y con todos estos padecimientos, sufrimientos, y peligro no desisto porque mi fe en Dios es muy grande y si mis enemigos y autoridades corruptas creen que el tenerme preso bastará para borrar o acabar mi historia y mis obras, están equivocados porque todo eso ya quedó plasmado en el libro de la vida, mis acciones, mis sentimientos, mis obras, mis huellas, mis etapas de representante social y comunitario ya quedaron y están escritas y bien plasmadas en la historia de la humanidad, de mi pueblo, de mi raza tlahuica, de mi municipio, de mi estado y de mi país, por ello y por mucho más esas huellas son y serán imborrables porque ni muerto anularán mi trayectoria, quizás ya lograron su objetivo, matando a mi hijo, entre otros atentados más en contra de mí y de mi familia, y ahora encarcelarme, pero no lograrán borrar mis pasos ni rastros que ya dejé en el camino de la vida.
 
Ratifico mi agradecimiento a todas las organizaciones e instituciones mencionadas en el encabezado de mi presente.
 
Que Dios los bendiga y los ilumine y a mí que no me olvide y me dé su luz. Espero verlos pronto y personalmente para agradecerles toda la atención y apoyo que me dan a mí y a mi familia, por ustedes sabemos que no estamos solos en nuestro problema y que vamos a salir adelante. Gracias amigos y amigas de diferentes países, a los señores ambientalistas de Guerrero, radicados en Estados Unidos, gracias a todos en general por todas las muestras de solidaridad. No tengo palabras para describir mi sentir ampliamente, pero infinitamente les agradezco, primero Dios saldré vivo de esta cárcel, aunque tomando a diario medicinas pero vivo para saludarlos.
 
Que estén bien y que lo que están haciendo por mí y por toda la familia Zamora Gómez, la familia Baldomero, la familia Zamora Eusastegui, que Dios se los multiplique a todos y a cada uno de ustedes. Gracias, muchas gracias y muchos saludos.
 
Atenta y sinceramente,
 
Ildefonso Zamora Baldomero. Su amigo y servidor de siempre.
Última actualización el Miércoles 18 de Mayo de 2016 13:28