Marichuy: Un viento fresco

Ernesto Camou Healy - avatar Ernesto Camou Healy18 Ago 2017 Hits:9

72 años

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján16 Ago 2017 Hits:13

Indigenizarse

 Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva14 Ago 2017 Hits:14

Jaime va a la guerra

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen14 Ago 2017 Hits:12

El Pétain mexicano

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman14 Ago 2017 Hits:11

La “democracia” de los sinvergüenzas

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff14 Ago 2017 Hits:16

“El dia triste” de Brasil: el golpe parlamentario PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Leonardo Boff   
Lunes 12 de Septiembre de 2016 00:00

Y sucedió que en aquellos días sicarios se travistieron de senadores, en gran número, no todos, y decidieron atacar a una dama honrada e incorruptible que les cortaba el atajo para llegar al poder de Estado. Desde el Estado iban a hacer lo que siempre habían hecho: aprovecharse de los bienes públicos para auto-enriquecerse, escapar desesperadamente del brazo de la justicia y llevar adelante su situación de privilegio, a costa siempre del pueblo que quieren mantener lejos, en las periferias, un ejército de reserva útil para sus servicios, casi como esclavos.

Se ensañaron con la dama incorruptible y honrada bajo el pretexto de que algunas de sus prácticas fiscales habían sido delito, cosa que negaron los mayores especialistas en derecho y economía así como instancias. Crearon una farsa y rompieron la otras constitución. Revocar a una presidenta sin crimen comprobado es un golpe. Golpe parlamentario, esta es la palabra justa que debemos usar.

Ellos se mostraban petulantes, diciendo farisaicamente que se sentían mal, pero hablando de inaugurar una “era, una nueva primavera, el comienzo de un nuevo Brasil próspero y justo.” Mentira.

El plan “Un Puente para el Futuro”, es en realidad un puente para el atraso porque intenta desmontar los avances que los trabajadores, las mujeres, los negros, los pueblos indígenas, la población LGBT, los pobres e invisibles alcanzaron por primera vez en nuestra historia en el ámbito de la inclusión social, de los salarios, de la salud, de la educación, de las leyes laborales, de las jubilaciones y del acceso a la enseñanza técnica y superior. Y lo más grave: quieren mantenerlos en el analfabetismo porque así quedan silenciados e incapaces de reclamar derechos y dignidad.

Ahora lo que cuenta es el Mercado. Quien quiera salud, que vaya al Mercado y pague. Quien quiera estudiar en la universidad que vaya al Mercado y pague. Todas las cosas se volverán mercancía para ser vendidas y compradas. ¿Se compra dignidad? ¿Se compra solidaridad? ¿Se paga por el amor? No importa. Son cosas que para ellos no entran en la contabilidad. ¿Pero alguien puede vivir y ser feliz sin todo eso?

Hubo en los inicios de la conquista y dominación de México en 1520 “la noche triste”, cuando gran parte del ejército español fue destruido. Hoy en 2016 tenemos “el día triste” en el cual una presidenta fue injustamente apeada del poder conquistado en las urnas.

Por los espacios del Senado y en los corredores hay sangre derramada. Una “noche política triste” ha caído sobre Brasil, quitando la esperanza a los que salieron de la miseria, que corren el peligro de caer nuevamente en ella.

Y todos los que lucharon para que se consolidase la democracia de cuño social y para que se respetase la voluntad popular, expresada en las urnas, fueron nuevamente traicionados. Este es el día de los “puñales largos” que se alzaron contra la dama honrada e hirieron gravemente la soberanía popular.

Hoy, 31 de agosto, es el día de la tristeza. Los que montaron ese teatro y los senadores-sicarios llevarán la mancha de golpistas y farsantes durante toda la vida. La conciencia los perseguirá y su memoria será pulverizada. La voluntad de condenar no sustituye a la razón que se orienta por la verdad. Ellos atropellaron la verdad bajo el manto de la injusticia. Estarán en una siniestra compañía, la de aquellos que hace años asaltaron el Estado, oprimieron al pueblo, torturaron a muchos como a la presidenta Dilma y asesinaron a otros que buscaban la restauración de la democracia.

Y, al atardecer de la vida, se enfrentarán a un Juez mayor que desvelará toda la injusticia que conscientemente cometieron.

 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario: