Lula, el carismático líder servidor

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff17 Abr 2018 Hits:16

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:21

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:19

¿Organizarnos?

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva10 Abr 2018 Hits:19

Nuestras cacerías de migrantes

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen10 Abr 2018 Hits:14

El presidente pasmado

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman10 Abr 2018 Hits:13

Los rostros están atados PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Hermann Bellinghausen   
Lunes 21 de Noviembre de 2016 08:26
Los rostros están atados.
Los pies en cadenas.
Cepos, látigos, esposas.
Una mejilla contra el piso.
Los ojos ensangrentados.
 
Pero tan vivos,
tan desesperadamente vivos
y combatientes
como un océano imparable.
 
Las pirámides hoy son de agravios,
de falsedades y malas intenciones.
Los señores son esclavos del mal.
 
*
 
Quién habrá inventado estas castas de reyes
que tarde o temprano vendrán a arrodillarse
a nuestros plebeyos pies, al fin descoronados,
pálidos.
–Maquillista, iluminador, paje, peinador,
¿qué pasó, por qué tardaron tanto
los cortesanos en abandonar
a los reyes y las reinas,
los príncipes, las princesas,
toda la basura de linajes
y títulos y anillos para besar?
 
A quién se le ocurre, qué estorbo.
De no hacerlo nos hubieran ahorrado
cuántos billones de horas hombre
alrededor del globo
cosa de tres milenios.
 
La revolución no hubiera sido necesaria.
Aquel error de origen
nos desvió de la felicidad
a los zarzales de la lucha,
que mira que se ha hecho.
 
Duraderos como el oro,
emperadores, pontífices, sultanes,
premieres, césares presidenciales, khanes
y su fanática cauda de cancanchanes
nos hicieron la vida imposible
la mayor parte de los siglos
que llevamos metiéndonos
unos con otros.
 
La Historia con H de piedra
la dictaron o encargaron monarcas y jefezuelos,
no pocas veces cretinos, sifilíticos, delirantes o
patológicamente melancólicos
y la uncieron al cuello de las conciencias,
cepo y escapulario,
así en las guerras como en el arte,
y es lo que aprenden nuestros niños todavía
en las parroquias y las escuelas.
 
Quien sea que inventó tales barbaridades
–patrones, tiranos, administradores generales–
como consecuencia de algún sueño malhadado,
nos ha hecho perder el tiempo todo este tiempo
miserablemente.
 
Poema presentado durante Di/ Verso, Encuentro de Poemas en la Ciudad de México, celebrado del 16 al 20 de noviembre
Última actualización el Lunes 21 de Noviembre de 2016 08:29
 

Hay que leer

Herman Bellinghausen
 
Ricardo Robles Oyarzun
 
 
Ricardo Robles Oyarzun

 

John Reed

 UN MENSAJE A LA JUVENTUD

Pablo González Casanova