El encuentro feliz de la Pachamama con Gaia

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff23 Jul 2017 Hits:2

El futuro será lo que sembremos hoy

Frei Betto - avatar Frei Betto19 Jul 2017 Hits:15

La hora de la desobediencia

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva18 Jul 2017 Hits:12

Una grieta en el corazón de las tinieblas

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen17 Jul 2017 Hits:8

La basura a su lugar

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman17 Jul 2017 Hits:7

El mito de Lino Korrodi

Francisco Ortiz Pinchetti - avatar Francisco Ortiz Pinchetti14 Jul 2017 Hits:25

Asesinar a un pueblo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Ernesto Camou Healy   
Martes 24 de Enero de 2017 09:49
 
La semana pasada murió en una localidad rarámuri de la sierra de Chihuahua, Isidro Baldenegro, un indígena que había dedicado su vida a la protección del medio ambiente de la región Tarahumara en contra de las madereras, clandestinas o “legales”, que llevan años destrozando los bosques, en contubernio cada vez más neto, con los grupos dedicados al cultivo y tráfico de estupefacientes y con la negligencia cómplice y también cómoda, de funcionarios del Gobierno estatal y del federal también.
 
Hace 30 años los mismos intereses criminales asesinaron a su padre, Julio Baldenegro, por su labor de protesta en contra de la tala inmoderada de sus bosques y la devastación de su terruño. Isidro continuó la labor de su progenitor y en 1993 fundó una asociación dedicada a combatir la depredación de su territorio: Fuerza Ambiental. Con esa decisión se enfrentó a personas y empresas que han hecho del deterioro del medio natural un negocio orientado a la destrucción de pinos, robles y encinos, del hábitat de especies animales amenazadas, de comunidades indígenas ancestrales, de saberes transmitidos por generaciones, de las fuentes de agua y de tierras cultivadas desde antaño y, es preciso subrayarlo, también de vidas humanas como en el caso de los Baldenegro, padre e hijo.
 
Hace dos años mataron, en un paraje cercano a la comunidad de Coloradas de la Virgen, en Guadalupe y Calvo, a otro rarámuri, un joven de 23 años, Irineo Meza Solís, líder de su pueblo y que también luchaba en contra de la destrucción del hábitat ancestral de su etnia.
 
No es casual que los tres indígenas asesinados hayan sido originarios del Municipio de Guadalupe y Calvo, el centro de la impunidad delictiva de la sierra chihuahuense: Ahí se ha formado una asociación infame entre narcotraficantes, taladores del monte y sicarios a sus órdenes. Su perversa actividad ha encontrado resistencia en las poblaciones rarámuri que resisten al invasor y son hostigadas cotidianamente, hasta la muerte de sus líderes.
 
A Isidro, que contaba al morir con 51 años, lo amenazaron y tuvo que salir de su comunidad de Coloradas de la Virgen. Cuando volvió a visitar a un pariente fue ultimado por un sicario que sabía que su muerte tenía recompensa. Antes habían tratado de frenar su labor por medio de la calumnia y la mentira: A principios de los 2000, lo acusaron de narcotráfico y estuvo preso en un penal de Chihuahua por 15 meses, cuando era gobernador Patricio Martínez y estaba Vicente Fox en la presidencia. Amnistía Internacional revisó su caso y lo declaró preso de conciencia.
 
Cuando salió de la cárcel organizó bloqueos en los caminos que se usaban para transportar los troncos a aserraderos donde se “lavaba” la madera para convertirla en mercancía legal y fuente de ganancia para taladores, “narcos” y funcionarios tibios. Ese activismo lo llevó a ganar, en 2005, el premio Goldman que se otorga a defensores de la naturaleza y el medio ambiente. Es el reconocimiento de más prestigio internacional a la labor de defensa de nuestra casa común -se le conoce también como el Nobel Verde-, y se propone ayudar a amplificar la voz a los infatigables ganadores y proporcionarles un reconocimiento internacional que mejora su credibilidad; además, otorga visibilidad mundial a los problemas que defienden y les concede un soporte financiero para que puedan seguir luchando por un entorno renovado y protegido.
 
Hace menos de un año mataron, en Honduras, a otra activista, Bertha Cáceres, que también había recibido el Goldman: Proteger la vida, parece, es correr riesgo de muerte.
 
Epílogo: En Washington asumió el poder un personaje arrogante y desquiciado. Se auguran tiempos malos para México y el mundo. Tenemos que resistir desde una cultura e historia de las que debemos estar orgullosos, y desde una dignidad sólida. Es nuestra responsabilidad como sociedad construir el futuro, y hacerlo para bien… con o sin el Gobierno actual.
Última actualización el Martes 24 de Enero de 2017 09:52
 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario: