La finca amurallada

 Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva24 Abr 2017 Hits:2

Un chapulín no hace verano

 John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman24 Abr 2017 Hits:2

Ese güey

Francisco Ortiz Pinchetti - avatar Francisco Ortiz Pinchetti22 Abr 2017 Hits:2

Los crucificados de hoy y el Crucificado de ayer

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff14 Abr 2017 Hits:20

¿En que creen los que no creen?

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján29 Mar 2017 Hits:51

Amurallados

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva28 Mar 2017 Hits:32

Defender a México PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por John M. Ackerman   
Jueves 26 de Enero de 2017 09:10
Isidro Baldenegro, imprescindible luchador social, descanse en paz, justicia ya
 
La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca constituye una excelente oportunidad para que los mexicanos recordemos y defendamos la grandeza de la historia, la cultura, la naturaleza y la economía de nuestro país. No se trata, desde luego, de emular el nativismo patriotero del bárbaro ignorante que ahora comanda el gobierno del país vecino, sino todo lo contrario. Habría que rescatar las mejores tradiciones de luchas republicanas, sincretismo cosmopolita e internacionalismo libertario que siempre han estado presentes a lo largo de la historia de México.
 
Estados Unidos es un país construido a partir de la muerte y la rapiña. Aquel país nació con el genocidio de los pueblos indígenas, creció a partir de la sangre de los esclavos secuestrados de la costa de África y consolidó su predominio mundial en función de sus constantes intervenciones extranjeras, sobre todo en América Latina. La “libertad” de la que se goza en Estados Unidos es estrictamente empresarial y capitalista. Al norte del Río Bravo, el valor humano se mide en dólares y el éxito profesional depende de eliminar y humillar al adversario.
 
Tres libros de lectura esencial para entender cómo se ha forjado el actual Estado-nación estadunidense son: A People’s History of the United States, de Howard Zinn; War and Revolution, de Domenico Losurdo, y Fear Itself, de Ira Katznelson. Estas tres obras, a la vez históricas y filosóficas, transparentan los cimientos podridos de un país cuya enorme riqueza y poderío militar están construidos encima de una trágica bancarrota moral, racista e intolerante.
 
 
Hay, sin duda, muchos estadunidenses dignos y ha habido grandes luchas sociales en aquel país. Sin embargo, las actuales estructuras de poder dominante y coordenadas del debate público suelen sofocar al pensamiento crítico y matar las utopías transformadoras.
 
La elección de Trump, entonces, no fue una mera coincidencia, sino el resultado de procesos históricos y culturales profundamente arraigados. Solamente una radical revolución de conciencias, desde la raíz y a lo largo de muchos años, podría voltear la tortilla al norte de la frontera.
 
En México, en contraste, esta misma transformación necesaria se encuentra más al alcance de la mano. México cuenta con una enorme reserva moral construida a lo largo de cientos de años de luchas y de conquistas populares. Nuestra primera fortaleza son los pueblos indígenas que han resistido con enorme valentía los embates del poder y hoy se encuentran en una posición mucho más fuerte y presente que sus hermanos y hermanas en Estados Unidos. Una segunda fortaleza clave es nuestra Constitución Política, un documento profundamente social redactado a partir de una de las grandes revoluciones mundiales del siglo XX y que cumplirá 100 años el próximo 5 de febrero.
 
Una rápida comparación entre los grandes líderes políticos en la historia de México y Estados Unidos es esclarecedora. George Washington era un terrateniente dueño de cientos de esclavos. José María Morelos, en contraste, era un afrodescendiente que abolió la esclavitud desde el primer momento.
 
Abraham Lincoln se enfrentó a los terratenientes del sur durante la guerra civil, pero siempre desde una posición de fuerza y comodidad, ya que contaba con el fuerte respaldo de los intereses financieros más retrógrados del norte. Benito Juárez, en cambio, tuvo que vivir años a salto de mata protegido solamente por su pueblo, hasta su improbable pero glorioso triunfo en contra de los franceses.
 
Franklin Roosevelt transigió y pactó tanto con los terratenientes esclavistas del sur como con los grandes industriales del norte para impulsar sus reformas del New Deal. En contraste, el general Lázaro Cárdenas jamás cayó en la lógica pactista sino que se alió abiertamente con los campesinos, los obreros y los indígenas para combatir frontalmente a los oligarcas y hacendados en todo el país.
 
Y Emiliano Zapata o Pancho Villa simplemente no tienen parangón en Estados Unidos. No es gratuito que hayan generado tanta atención de grandes historiadores estadunidenses, como John Womack y Enrique Katz, quienes en sus respectivas biografías magistrales reconocen el carácter absolutamente sui generis de estos grandes líderes mexicanos.
 
La diferencia esencial entre los líderes del norte y los del sur del Río Bravo es que en México el liderazgo auténtico siempre se construye desde abajo, con la gente y a favor de una transformación social profunda. En Estados Unidos el elitismo es la norma y el pueblo es normalmente considerado un estorbo. Tenemos que rechazar de manera contundente la idea malinchista y neocolonial promovida por intelectuales seguidores de la escuela de Octavio Paz de que los líderes mexicanos serían “caudillos” atrasados e incultos, mientras que los líderes del norte serían de alguna manera más “modernos”, “liberales” o visionarios.
 
México evidentemente también ha tenido periodos muy oscuros en su historia. El momento actual en que una pequeña mafia se ha dedicado a robar a manos llenas, reprimir al pueblo y vender el país es un claro ejemplo. Enrique Peña Nieto inició su gestión con la aspiración de ser tan temido como Porfirio Díaz, pero ha resultado más repudiado y vilipendiado que Victoriano Huerta.
 
Por fortuna, cada vez que se agudizan demasiado las contradicciones sociales el pueblo mexicano ha tenido la inteligencia y la valentía de levantarse para imponer una nueva dirección a la historia. Ocurrió a principios del siglo XIX con la Independencia, de nuevo a mediados del siglo XlX con la Reforma, y una vez más al inicio del siglo XX con la Revolución. Hoy, a principios del siglo XXI, el pueblo una vez más se encuentra en medio de un levantamiento generalizado a favor de la renovación de la República.
 
Contrapongamos la sofisticación y el sincretismo profundo del sur a los simplismos y las intolerancias de los bárbaros del norte. Cada crisis implica una oportunidad. Ahora es un gran momento para volver a valorarnos y a defender la nación.
 
www.johnackerman.blogspot.com
 
@JohnMAckerman
Última actualización el Jueves 26 de Enero de 2017 09:18
 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario: