Temas filosóficos: Cómo se pasa del yo al nosotros PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Francisco Xavier Ortiz   
Jueves 29 de Junio de 2017 13:56

Estudiantes, docentes, investigadores, entre otros académicos de la ciudad de Chihuahua, participaron recientemente en el curso de filosofía: Modernidad, ética y diversidad: ¿cómo se pasa del yo al nosotros", impartido por el Dr. Gerardo de la Fuente Lora, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Reunidos en las instalaciones del Centro de Investigación y Docencia los días 19, 20 y 21 de junio, los participantes escucharon una síntesis histórica del pensamiento filosófico, que De la Fuente Lora expuso de una manera amena y didáctica.

En su apretado repaso, el filósofo de la UNAM, resaltó el análisis del pensamiento filosófico de René Descartes, para explicar la manera en que la metodología cartesiana --la duda metódica-- dió nacimiento al Modernismo, bajo cuya filosofía se centró el dominio del hombre (la razón, el "adentro") sobre el resto de las dimensiones de la realidad.

Para la exposición de los "prolegómenos", De la Fuente se apoyó en las reflexiones de Louis Althusser y de Richard Rorty que explican las transformaciones de las filosofías en "juegos" interminables por responder al problema: "¿qué es lo verdadero y qué es lo falso?". En este sentido habló sobre el inacabado debate acerca del "sujeto y el objeto, de la realidad --"lo afuera"-- y el "adentro" (alma, espíritu, mente, yo, ego...); de la representación ("meter adentro lo que está afuera"), y del planteamiento de cómo saber que hay un "adentro" además del mío... y sus implicaciones derivadas de estas teorías de conocimiento.

Así, discurrió desde las reflexiones cartesianas, kantianas, hasta hegelianas y marxistas para esbozar las experiencias básicas de la Modernidad que constituyeron un "yo, solipcista (soledad), fragmentado (en muchos sujetos) y evanescente, respectivamente.

De la Fuente Lora señaló que "cuando pasamos del yo al nosotros asumimos la condición de estar (ambas entidades) en el mismo mundo, en la misma dimensión del universo y, a partir de ello, estaríamos en la posibilidad de plantearnos otros problemas. Sin esta condición --dijo--, no hay nada, no hay problema alguno que plantearnos, pues cada quien estaría en su mundo cerrado..."

En esa permanente tendencia de la filosofía por acercarse a la verdad, el filósofo de la UNAM tomó tres de los siete tipos de teorías que en sus análisis Jürgen Habermas retoma del devenir filosófico para acceder a la verdad. Esto es: a) la teoría de la correspondencia (la adecuación de las palabras con los hechos); b) la teoría del consenso (el acuerdo a que una comunidad pensante llega sobre lo que "es"); y la teoría del poder: la que a rajatabla se impone (¡esta es!).

El académico De la Fuente tocó temas del arte y la ética, así como de la ontología y la fenomenología. De ésta, destacó la explicación que Jean Paul Sartre expone sobre la intencionalidad fenomenológica del pensamiento de Edmund Husserl: La denominada "reducción fenomenológica", según la cual "Siempre hay un par: siempre existe el mundo y yo; y, en esta circunstancia, la conciencia siempre es conciencia de "algo": la intencionalidad. Así, la trascendencia del Yo es que siempre está buscando el mundo, por lo cual no hay duda de que hay mundo, pues el sujeto siempre está volcado al mundo".

Sin embargo, advirtió que el problema es que estamos encerrados en nosotros mismos: "el Yo es incapaz de saber que hay Otro, otros; no puedo salir de mi mismo". Estamos Yo y mi mundo. Es decir, seguimos en una posición ontológica en la cual "Yo sigo dando luz e intención al mundo". "Si antes estabamos encerrados en nuestro "yo-sujeto", ahora estamos encerrados en nuestro Yo y mi mundo", acotó De la Fuente.

A esta tesitura, a este fenómeno, según De la Fuente, es lo que los filósofos Emanuel Levinas y Enrique Dussel han denominado: "Lo mismo".

Agregó que para romper con "Lo mismo", Habermas ha apostado por la comunicación de las intersubjetividades, mientras que Levinas y Dussel, consideran que "la única posibilidad es que aparezca "el Otro", aquello que nos muestra su rostro, sin que nos saque de nuestro mundo".

De la Fuente advirtió que lo radicalmente importante de esto es que, al aparecer frente a mi "el otro, los otros", lo único que hay que hacer es respetarlo, dejarlo ser "el otro". No meterlo en "Lo mismo" --en nuestro "yo y mi mundo"--. Se trata de apostar por una teoría de la absoluta confianza".

Ese "otros" para Enrique Dussel son los Pobres, los negados, los marginados, a quienes no solo hay que respetarlos y confiar, sino seguirlos y hasta darles hospitalidad (según la visión de Levinas). Todo ello, desde luego, implica una Ética que fundamenta la Diferencia, que permita que "lo otro, los otros" se manifiesten como son.

Frente a este planteamiento, dijo, brota, desde luego, un Nosotros, pero un Nosotros que no es "Lo Mismo" (yo y mi mundo), sino diferente entre Yo y la otredad real: los otros.

De estas reflexiones, el expositor pasó al tema de la Teoría de la Justicia, de John Rawls, cuyas tesis plantean recurrir a un "consenso traslapado", donde las posiciones diferentes puedan encontrar algo común y convenir en ello: derivar en puntos de encuentros entre las diversidades.

Finalmente tocó la importancia de las reglas en las interacciones sociales, las cuales no solamente son éticas y morales, sino también lingüísticas, jurídicas, culturales. Y se refirió en este sentido a la importancia de distinguir que lo que motiva las acciones son las pasiones (que no tienen reglas) y no la razón, y que en la actualidad la pasión que domina es el interés, ante el cual todas las otras pasiones están supeditadas. "En la sociedad moderna no hay conflicto entre razón y pasión", y es en este binomio donde está fincado el capitalismo.

Frente al interés, sin embargo, hay otro camino, otra racionalidad: el de la ética, la del hacerse responsable del "nosotros".

Al finalizar el breve, pero intenso curso, el grupo de participantes y directivos del CID entregaron un reconocimiento de gratitud al filósofo De la Fuente, y se congratularon por la realización de este tipo de jornadas académicas, las cuales enriquecen el debate de las ideas e impulsan el quehacer académico y de investigación en el campo de las ciencias sociales, especialmente de la educación. (fxo)

Última actualización el Viernes 30 de Junio de 2017 05:07
 

Panorama de información educativa