Mata Ortiz, ejemplo de economía solidaria PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Lourdes Díaz López   
Lunes 10 de Julio de 2017 12:03
 
Mata Ortiz, Casas Grandes.- El pueblo ubicado al noroeste del estado de Chihuahua, que recibió este nombre 1925 en honor a Juan Mata Ortiz (soldado mexicano que combatió a los Apaches), se ha convertido en una lección de economía solidaria al país.
 
Economía solidaria, un concepto relativamente reciente que se define como una forma de producción, consumo, y distribución de riqueza centrada en la valorización del ser humano y no en la priorización del capital. En otras palabras, cero egoísmo, quien aprende y encuentra la forma de ganar dinero, comparte su conocimiento en la mayor medida posible para la generación de capital no solo para sí mismo, sino para toda su comunidad.
 
El ahora ya famoso y reconocido artista Juan Quezada, es uno de los mayores ejemplos de economía solidaria en el norte de México, quien pregona con el ejemplo su filosofía de vida "el sol sale para todos" y gracias a que nunca ha sido egoísta en compartir el conocimiento para que los demás ganen, todo el pueblo de Mata Ortiz que son más de 350 familias, más de mil personas, ahora viven de la producción de artesanías reconocidas a nivel internacional, todo el pueblo se convirtió en su discípulo.
 
Se escucha muy sencillo el concepto de compartir, conocimiento, dinero... riqueza, pero a la hora de los hechos, los seres humanos tendemos a buscar en cómo tener más para sí mismos, hay una cultura individualista "casi" generalizada, pocos son quienes viven sin egoísmo. 
 
Juan Quezada trajo el turismo a esta región, su arte, su forma de vida y el reconocimiento se lo ganó sin discursos ni las intenciones de crear fama, hombre de origen humilde, quien se dedicaba en el rancho a vender leña, en uno de sus tantos recorridos por los cerros y las cuevas, se encontró un día una tumba prehispánica donde llamaron su atención dos ollas que buscó hasta encontrar la forma de copiarlas, descubrimiento que pocos años después sostendrían la economía de toda la región, pues se dedicó a encontrar la técnica hasta perfeccionarla.
 
La historia del chihuahuense, ha dado la vuelta al país y es de muchos conocida como un  artista de éxito, sin embargo, detrás del artista, es importante ver al hombre que resolvió la economía de cientos de familias gracias a su filosofía de vida del compartir "conocimiento".
 
Inicialmente, él vendía sus ollas como artesanías, hasta que una de ellas terminó en un mercado de pulgas de Nuevo México donde llamó la atención del antropólogo estadounidense Spencer MacCallum, quien se enamoró del trabajo de Juan Quezada, lo buscó y le apoyó económicamente para que no se dedicara a otra cosa hasta que perfeccionara la técnica y logró una importante colección de piezas que posteriormente se dedicaron a exhibirlas en museos de Estados Unidos, sin opción de venta, hasta ganarse el reconocimiento como piezas de arte que posteriormente se comercializarían a muy altos precios.
 
Aunque este hombre fue reconocido en 1999 con el Premio Nacional de Ciencias y Artes, nunca le ganó la fama, ambición ni sentimiento alguno de "individualismo", lejos de ello, empezó a enseñar a sus vecinos la técnica, en contra de la voluntad de su familia, creó grupos de artesanos y las familias que se dedicaban a labores agrícolas abandonaron el oficio para aprender alfarería, ahora hay miles de discípulos de Juan Quezada.
 
César Domínguez, preside una asociación civil que denominaron "Artesanos Unidos de Chihuahua", la cual tiene más de 400 asociados que también ofrecen el servicio de talleres y pueden viajar a cualquier parte del país para compartir su conocimiento.
 
La Estación Pearson del Ferrocarril en este pueblo, la cual data de 1910 y que fue el motor de la vida cotidiana que terminó en ruinas, ahora no alberga locomotoras, es el centro de venta y exposición de ollas esculpidas y pintadas a mano, en su mayoría de colores rojo y negro, tapizadas de diminutos detalles que forman figuras, el emblema de la alfarería de Mata Ortiz que ha sido denominada por el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías como ícono de la cultura popular mexicana y desde hace alrededor de 50 años se convirtió en el nuevo motor de la vida cotidiana.
 
A 10 kilómetros de Mata Ortiz está el sitio arqueológico de Paquimé que juntos, se han convertido en el más importante atractivo arqueológico de las culturas del norte de México.
 
Este modelo de vida, uno entre millones, del artista de origen humilde que compartió su mayor riqueza "el conocimiento", no lo pudo hacer solo, fue con la ayuda de la visión de un extranjero que invirtió y creyó en el talento de Juan Quezada, como sucede con cientos de empresas cuyas ideas de mexicanos son desarrolladas por extranjeros. ¿cuántos "Juan Quezada" apoyados por un "Spencer MacCallum" necesita México para que sus habitantes de las zonas rurales tengan una vida digna?.
 
Cabe resaltar que este modelo de economía solidaria, nunca llevó dinero en efectivo ni despensas, llevó educación y trabajo para quienes aprendieron a hacer arte. Educación y trabajo, es una oportunidad de una vida digna. 
 
Última actualización el Lunes 10 de Julio de 2017 12:16