The Guardian funda una organización sin fines de lucro para financiar su trabajo periodístico PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Amie Tsang /NYT   
Domingo 03 de Septiembre de 2017 12:05
LONDRES — Ante los problemas de rentabilidad que están afectando a toda la industria, el periódico británico The Guardian —a tres años de haber ganado el Premio Pulitzer que desencadenó su expansión internacional— ha recurrido de lleno a una nueva estrategia para generar recursos: la filantropía.
 
 
Las oficinas en Londres de The Guardian en 2013. La organización expandió sus operaciones en Estados Unidos tras ganar un Premio Pulitzer en 2014. Credito Bethany Clarke/Getty Images
 
La empresa constituyó una organización sin fines de lucro en Estados Unidos, theguardian.org, con el propósito de aprovechar la ayuda financiera de organizaciones filantrópicas —incluso de fundaciones corporativas y centros de investigación— para generar artículos sobre temas como derechos humanos y cambio climático.
 
Rachel White, presidenta de theguardian.org, explicó que la condición de beneficencia sin fines de lucro haría más fácil la donación por parte de algunas organizaciones y ciertos particulares, quienes, de otra forma, tendrían problemas para hacer aportaciones a una agencia de noticias con fines lucrativos.
 
La oficina obtuvo su estado como exento de impuestos en octubre de 2016 y ha afianzado relaciones colaborativas a partir de diciembre. Desde entonces, theguardian.org ha recabado más de un millón de dólares de fondos provenientes de la Fundación Skoll, la cual fue iniciada por Jeff Skoll, el primer presidente de eBay; de Humanity United, parte de Grupo Omidyar, creada por Pierre Omidyar, el fundador de eBay, y de la fundación Conrad N. Hilton, la organización establecida por el dueño de la cadena hotelera que lleva el mismo nombre.
 
White se refirió particularmente a las fundaciones Skoll y Hilton como organizaciones filantrópicas que “deseaban contribuir a la generación de un discurso de calidad”.
 
El esfuerzo por recabar fondos, en un momento en el que el negocio de las noticias se encuentra golpeado y enfrenta ataques públicos, se ha visto beneficiado por la creciente preocupación de las fundaciones por el futuro de la industria de las noticias, explicó White.
 
“Se está haciendo conciencia sobre el problema que representa que algunos de los temas de interés no reciban cobertura o que no haya información suficiente en la esfera pública”, añadió White.
 
Este nuevo enfoque no lucrativo de The Guardian coincide con el discurso que presenta a sus lectores: en lugar de un sistema de suscripciones para dar acceso a su sitio web, la empresa incluye un mensaje al final de sus artículos en el que piden a sus visitantes suscribirse o hacer alguna contribución financiera.
 
Ya en otras ocasiones The Guardian se ha beneficiado de contribuciones para financiar sus reportajes por parte de organismos no lucrativos como la Fundación Bill & Melinda Gates, la Fundación Ford y la Fundación Rockefeller. Las organizaciones filantrópicas conforman una porción relativamente pequeña (unos 3,8 millones de libras o 4,9 millones de dólares) de las ganancias totales de la empresa, las cuales ascendieron a aproximadamente 276 millones durante un periodo de 12 meses, que terminó el 2 de abril. Además, durante el último año ha recibido promesas de 6 millones de fondos multianuales.
 
The Guardian, que creció con el éxito de la cobertura ganadora del Pulitzer sobre la filtración de Edward Snowden, ha tenido que recortar gastos para contener sus pérdidas, las cuales llegaron a 44,7 millones de libras el año fiscal que terminó en abril de 2017, en comparación con los 68,7 millones del año anterior.
Última actualización el Domingo 03 de Septiembre de 2017 12:14