“Firmé la nota porque yo sí tengo ovarios”, respondió Miroslava Breach a panista que pasó audio a narcos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Marcela Turati/Proceso   
Jueves 28 de Diciembre de 2017 18:24
 
Chihuahua--- En el juicio oral que se lleva a cabo desde ayer a Juan Carlos Moreno Ochoa, “El Larry”, quien es señalado como uno de los asesinos de la periodista Miroslava Breach, se presentó la transcripción de una llamada entre la corresponsal de La Jornada y el vocero del PAN estatal, Alfredo Piñera -cuyo audio fue encontrado en una laptop dentro de la casa donde se escondieron los sicarios- donde el panista le preguntaba quién le pasó la información sobre el candidato narco del PRI a presidente municipal de Chínipas.
 
Breach Velducea, enfática como era, le respondió que la responsable de su información era únicamente ella. “Diles que para qué se hacen tontos: Miroslava Breach Velducea es nacida en Chínipas y no va a revelar fuentes de información, así que, por favor, digan quién es y que me le echen a mí (la responsabilidad). Yo por eso firmé la nota porque yo sí tengo ovarios y porque sabía cómo están las cosas. A mí me han hablado mis tíos y me dicen que están rezando el novenario por mí, entonces, que no jueguen”, respondió.
 
El 4 de marzo de 2016 en la nota titulada: “Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua”, denunció que candidatos a las presidencias municipales serranas de Namiquipa, Bachíniva, Urique, Uruachi, Guazaparez, Guachochi, Batopilas y Buenaventura eran narcos, y la publicó el mismo día, en coordinación con la corresponsal revista Proceso, quien aportó información de algunos municipios.
 
Sobre Chínipas, municipio de la baja Tarahumara, Breach documentó que el precandidato que registró el PRI es Juan Miguel Salazar Ochoa, hijo de Joel Salazar Zamorano y sobrino de Crispín Salazar Zamorano, quien heredó el control del grupo criminal Los Salazar, tras la detención, en noviembre de 2012, de su hermano Adán Salazar Zamorano y su sobrino Jesús Alfredo Salazar Ramírez.
 
En la llamada explicó la razón por la que publicó la nota: “El silencio es complicidad y eso es lo que ha generado todo este desmadre”, dijo refiriéndose a la violencia.
 
En la audiencia que se llevó a cabo en la ciudad Judicial, en la que “El Larry” no estuvo presente pues está hospitalizado en el Cereso porque se lesionó al tratar de fugarse –según las autoridades- se leyó la transcripción del archivo mp3 extraído de la laptop Sony Vaio PCG – 619 11U encontrada en la casa de otro de los señalados como responsable del asesinato, Jasiel Vega Villa, donde se ocultó el auto.
 
Al leerse la declaración de Piñera, quien se encuentra como testigo protegido y de quien ya antes se ha mencionado en Proceso como el autor de la llamada, explicó que llamó a Breach porque el alcalde de Chínipas, Hugo Amed Schultz, también testigo protegido en el expediente, pidió ayuda al director del PAN estatal pues estaba siendo presionado por el grupo armado que controla Chínipas porque pensaba que él había pasado la información. Recibió el encargo de atender el asunto, y junto a él hizo la llamada a la periodista de quien se dijo cercano.
 
A su vez, Schultz –a quien se menciona señalado en el expediente como mensajero de narcos en otra amenaza que recibió la periodista- reconoció que pasó el audio que lo desvinculaba de la información contenida en la nota a la gente del grupo de Los Salazar para los que trabaja “El Larry”.
 
Piñera declaró que él desconocía la relación del presidente municipal con los criminales.
 
La llamada fue así:
 
Miroslava Breach (MB): Bueno.
 
Alfredo Piñera (AP): Hola Miroslava, ¿cómo estás?
 
MB: ¿Qué hay?
 
AP: Oye sabes te voy a platicar qué pasa para ver de qué forma nos puedes ayudar
 
MB: Sí.
 
AP: Me dice la raza allá de la Sierra que nos están acusando de que nosotros fuimos los que soltamos el pitazo, que no fue así
 
MB: mh.
 
AP: Y no encontramos la forma de demostrarlo.
 
MB: Pero dame lugares de dónde.
 
AP: Pérame tantito (entonces se escucha que le pregunta a alguien, que luego el funcionario identificó como el alcalde panista de Chínipas, Hugo Amed Schultz, que supuestamente estaba sentado enseguida oyendo: ¿de dónde?)
 
MB: ¿Qué comunidades?
 
AP: De Chínipas.
 
MB: Ajá
 
AP: Y entonces es que nosotros, entonces, logramos demostrar que no fuimos nosotros no va a pasar nada. Entonces si los reporteros que sacaron esa información afirman o me dicen que la fuente de ellos, no que me la digan quién fue, pero nomás con que ratifiquen que no fuimos nosotros. Con eso para nosotros quitarnos la bronca de esos otros güeyes encima. ¿Me explico?
 
MB: Pues diles, muy fácil y muy sencillo. Diles, pues, que por qué se hacen pendejos: Miroslava Breach es de Chínipas. No’más diles eso.
 
AP: Ajá, pero ellos lo que necesitan estos cuates…
 
MB: No, no, no, no, que tampoco chinguen. Diles que para qué se hacen tontos: Miroslava Breach Velducea es nacida en Chínipas y no va a revelar fuentes de información, así que, por favor, digan quién es y que me le echen a mí (la responsabilidad de la nota). Yo por eso firmé la nota porque yo sí tengo ovarios y porque sabía cómo están las cosas. A mí me han hablado mis tíos y me dicen que están rezando el novenario por mí, entonces, o sea, que no jueguen.
 
AP: Pero, a ver, déjame aclararte Miros: no me piden que reveles tus fuentes. Yo no te lo pediría.
 
MB: No, no, no, no, no. Pero no es que no haya fuentes, es que no hay fuentes. O sea, yo tengo cuando yo di el nombre de quién era en Chínipas.
 
AP: Ajá.
 
MB: Simplemente saqué las cosas.
 
AP: No fuiste.
 
MB: Esto fue lo que sucedió, así de sencillo. ¿Pues qué creen que estoy tonta, manca, pendeja o de qué se trata? Así es, diles: No hay fuentes, Miroslava Breach conoce Chínipas y cada piedra que es de ahí, y sabe quién era el personaje (refiriéndose al candidato).
 
AP: Ya entiendo. Entonces no es que haya una fuente de que alguien fue y te dijo.
 
MB: Claro que no. Claro que no. Cuando yo vi la lista de candidatos y me puse reportear, por eso revisé Chínipas, Buenaventura, y una serie de cosas. Así estuvo la cosa y diles: Fue Miroslava Breach. Y que se avienten su boleto si quieren.
 
AP: Entonces, ¿tú nunca te juntaste ahí con la gente ni con el presidente municipal?
 
MB: Con nadie, absolutamente con nadie. Yo soy de Chínipas y sé de quién se trataba.
 
AP: Ah, ya entiendo. Así se la voy a soltar a ellos.
 
MB: Así coméntaselos. Ellos saben, ellos saben lo que pasa, es que todo mundo anda zurrado. Te digo que mis tíos me han hablado.
 
AP: Pues sí, les han advertido que se los van a chingar.
 
MB: Pues sí les han advertido, pero que les digan: ¿Te quieres chingar a alguien?, chíngate a la reportera, ya sabes quién es. Y que se meta conmigo. Sabe perfectamente, yo por eso firmé la nota.
 
AP: No, Miroslava, pues ahí está todo, con eso es más que suficiente, yo me entero de eso.
 
MB: O sea, yo por eso firmé la nota, porque sabía. Yo tengo primos, tengo tíos en Chínipas y que sepan directamente que fui yo y que nadie más me lo dijo. Yo los conozco de toda la vida.
 
AP: Bueno, está bien.
 
MB: Así de sencillo, así de directo.
 
AP: Lo que pasa es que sí andan preocupados. Sí andan muy preocupados porque allá también tienen la percepción de que fue alguien de ahí, el presidente municipal.
 
MB: No, no, pues así cántaselas directas, yo te insisto. A mí mis tíos me han hablado, unas tías me han hablado llorando porque la presión ha estado de la chingada. Pero les dije que yo por eso firmé la nota porque sé de qué se trata y saben que soy de Chínipas.
 
AP: Ajá.
 
MB: Allá nací, mi familia es de allá.
 
AP: No, pues está bueno, Miros. Pues muchas gracias. Yo así les comento.
 
MB: Entonces así coméntaselos y diles que lo que ellos no tienen a mí me sobra.
 
AP: Así se los voy a decir.
 
MB: Así dícelos.
 
AP: Ja, ja, ja.
 
MB: Que porque el silencio es complicidad y eso es lo que ha generado todo este desmadre.
 
AP: Sí, ya lo sé.
 
Salen nombres de políticos en juicio por el crimen  
 
En el primer día de la audiencia de vinculación a proceso a Juan Carlos Moreno Ochoa, El Larry, a quien se señala como el operador del asesinato de Miroslava Breach, el Ministerio Público leyó declaraciones de testigos protegidos en las que se señala que las notas que ella publicó sobre el precandidato narcotraficante del PRI a presidente municipal de Chínipas, y el control del cártel sobre la Policía, podrían haber detonado su asesinato.
 
En esta trama están involucrados el exedil panista de ese municipio, Hugo Schultz, que le hizo llegar a la periodista una amenaza del capo El 80 para que no volviera a la sierra, y quien pasó al hoy detenido la grabación de una conversación que ella tuvo con el vocero estatal del PAN, Alfredo Piñera, que le preguntó por sus fuentes de información.
 
En la audiencia, llevada a cabo en la Ciudad Judicial sin el acusado, quien se encuentra en el hospital del Cereso porque –según funcionarios- se lesionó al intentar escapar, salió a relucir el factor narcopolítica en varias de las declaraciones leídas por el Ministerio Público.
 
Los funcionarios panistas que, como la mayoría de interrogados, son considerados testigos protegidos, justificaron su rol mencionando en sus declaraciones con la presión que ejerce el crimen organizado.
 
La investigación realizada por la Fiscalía estatal apunta a la hipótesis de que fue asesinada por sicarios de Los Salazar, grupo del Cártel de Sinaloa que opera en Chínipas, tierra de la corresponsal de La Jornada y reportera de El Norte de Ciudad Juárez, por haber denunciado que el precandidato del PRI a la alcaldía era familiar de Adán Salazar, el líder del grupo, además del control que tiene de la Policía, y la violencia que generan y que ha obligado a cientos de familias a salir desplazadas. El grupo Los Salazar controla los límites de Sonora y Chihuahua.
 
Otro de los grupos afectados es el de El 80, Carlos Arturo Quintana, también vinculado al Cártel de Juárez, y quien había puesto a su suegra como candidata del PRI en el municipio serrano de Bachíniva.
 
Un testigo protegido declaró que por notas de la periodista tuvieron que cambiar a los precandidatos de la sierra de Chihuahua, y mencionó que El 80 le hizo llegar un mensaje, a través de alcalde (panista) de Chínipas, de que no volviera a la sierra.
 
Mencionó también que la periodista recibió una llamada telefónica donde le exigían no publicar una nota, pero ella cortó la comunicación.
 
Aunque la cartulina que dejó el sicario, el 23 de marzo pasado, después de asesinarla Miroslava afuera de su casa, adjudicaba el crimen a El 80, la Fiscalía presentó pruebas que apuntan a Chínipas, y al clan de Los Salazar.
 
Diversos testigos mencionaron que el sujeto apodado El Larry es narcotraficante, anda armado, viaja en avionetas, tiene el control del municipio de Chínipas, usa o vende cocaína y que a él la gente le tenía miedo. Se mencionó también que es protagonista de un narcocorrido.
 
El estuvo hospedado en hoteles de lujo, como el Marryott o el Quality Inn de la ciudad de Chihuahua, semanas antes del asesinato. Estuvo prófugo por 9 meses hasta que fue capturado esta semana en Sonora en un operativo en el que participó el CISEN y la Policía Federal, según anunció el gobernador panista Javier Corral.
 
Después del asesinato estuvo escondido en una casa de su propiedad — que renta a una mujer policía sobrina de su esposa, quien declaró como testigo protegido– junto a sus cómplices: su medio hermano Jasiel Vega Villa, estudiante universitario, y el sicario sonorense Ramón Andrés Zavala Corral (asesinado la semana pasada). Se fugaron a Chínipas en un taxiavioneta.
 
Antes de empezar audiencia de vinculación a proceso de El Larry, el secretario de Gobierno de Chihuahua, César Jáuregui Moreno, declaró que “no hay nadie por encima” del Larry.
 
Por su parte, los hermanos Breach Velducea sacaron un día antes un comunicado en el que felicitan a las autoridades por la captura del detenido, pero le piden que atrape también a los narcopolíticos involucrados.
 
En diversas ocasiones durante la audiencia se leyeron declaraciones donde familiares y colegas de la periodista mencionaron que recibió amenazas por sus notas sobre los precandidatos a presidentes municipales del PRI, y uno del PAN en la sierra Tarahumara, vinculados al narcotráfico. Por cuya publicación, tanto en Proceso como en La Jornada, los partidos tuvieron que cambiar a sus precandidatos.
 
También describían así a la periodista: “Hacía periodismo de investigación sobre contaminación, tala, pozos, narcotráfico, viajaba a sierra para investigar (…) Era consciente de q podía ser incómoda o afectar intereses, y podía tener represalias”.
 
“Era firme de carácter, mujer de ideales, entregada a su profesión (…) Estuvo documentando actividades ilícitas ocurridas en la administración pasada y nexos del narco; ilícitos de gobernador y sus allegados”.
 
Al desahogarse pruebas, el MP mencionó que en la casa donde vivía Jaciel Vega, y donde encontraron el automóvil en el que se fugó el asesino, encontraron una laptop que contenía la llamada donde el funcionario panista le pregunta a Breach quién le pasó la información de que el precandidato del PRI de Chínipas era narco, y le dice que “la gente de allá” los estaban presionando para conocer ese dato.
 
Ella le respondió que ella conocía a la gente de Los Salazar, por ser de Chínipas, que nadie le pasó esa información.
 
Piñera (como testigo protegido) mencionó que pasó la grabación de la llamada a Schultz, quien hasta hace tres meses era funcionario del gobierno de Corral (y también es testigo protegido), para que escuchara la conversación. Éste declaró que la pasó a El Larry para deslindarse de la nota, ya que lo estaban acusando de ser la fuente de información.
 
Hasta el momento no se ha leído la declaración en la que el funcionario explique si él llamó a Miroslava Breach para pasarle un recado de El 80.
 
Tras siete horas de lectura de medios de pruebas –se presentaron videos de la escena del crimen, grabaciones, declaraciones, cateos, rastreo de llamadas, búsquedas de Facebook y notas de la periodista contenidas en el expediente- el juez Napoleón Raya suspendió la audiencia de vinculación a proceso. Hoy se reanuda.
 
El Ministerio Público pide para el detenido una condena de 50 a 70 años de prisión por homicidio calificado.
 
Según información publicada el 27 de diciembre en El Heraldo de Chihuahua, Breach habría sido segunda periodista asesinada por grupo de Los Salazar, que trabaja para Cártel de Sinaloa. El primero habría sido Alfredo Jiménez Mota, de El Imparcial de Hermosillo, aún desaparecido.
Última actualización el Jueves 28 de Diciembre de 2017 18:34