Lula, el carismático líder servidor

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff17 Abr 2018 Hits:71

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:60

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:62

¿Organizarnos?

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva10 Abr 2018 Hits:60

Nuestras cacerías de migrantes

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen10 Abr 2018 Hits:59

El presidente pasmado

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman10 Abr 2018 Hits:57

Amor ¿Nunca deja de ser? PDF Imprimir Correo electrónico
Lilia Cisneros
Escrito por Lilia Cisneros Luján   
Jueves 22 de Febrero de 2018 11:32
Apenas han pasado unas horas del día de amor y la amistad y son muy pocos los que pueden decir con exactitud que aman y los han amado. En un siglo XXI donde los divorcios son más frecuentes que los matrimonios y la madurez emocional es puesta en duda cada vez que un joven adolescente ejecuta a mansalva a compañeros de clase o cuando un dirigente trunca las posibilidades de desarrollo y felicidad de miles de seres humanos, hablar de amor como algo interno que permite asumir la responsabilidad del otro –pareja, hijo, progenitores, condiscípulos, conciudadanos, migrantes- parece más una utopía.
 
Un bebé adora a su madre quizá hasta los 7 y 8 años, porque la necesita y se asume desvalido sin sus cuidados, se trata del primer tipo de amor que experimenta y para desgracia de muchos este nivel no es superado por las mayorías, sobre todo en un mundo extremadamente capitalista, que ha condicionado a la humanidad al consumismo exacerbado alejado de cualquier conciencia o precepto moral. ¿Es mayor el amor a mi pretendida novia si para darle unos chocolates robo dinero del bolso de la tía o la abuela?
 
En una sociedad que por todos los medios promueve masas cooperantes –emprendedores, voluntarios, seguidores de partidos y religiones- ¿en que parte interna se localiza el verdadero amor? Conversando con un universitario, padre de tres hijas al cual los hilos de plata le sorprendieron sin empleo, ni fortuna para afrontar lo que le queda de vida, traté de indagar el porqué de su negativismo hacia todo y todos y de entender los motivos de su matrimonio, procreación de hijas y divorcio este me ha respondido, que en realidad él y su pareja nunca se quisieron ni jamás tuvieron algo en común ¡entonces porque se casaron! Encoger los hombros y tratar de explicar que simplemente se trata de errores de juventud, es una manera de describir como miles de seres humanos entienden que amar es sinónimo de llevarte o acompañarte rápidamente a la cama, cumplir con alguna expectativa social o imaginar que se puede ser más apto (a) o competitivo que siendo soltero.
 
Si con todo y las horas de trabajo o socialización de la madre[1] el infante logra superar la sensación de desapego sin percibirla como desamor, es muy probable que el paso a una etapa de obrar y pensar se vuelva hacia el padre como centro de sus afectos aunque ¿Qué ocurre cuando el padre no existe como resultado de una separación o de un conflicto marital? ¿Cómo se llega a una etapa de madurez que implica liberarse sin conflicto del poder protector de la madre y el imperativo del padre cuando esta relación ya de suyo está distorsionada?
 
Así las cosas el verdadero amor, supone en sí mismo fuertes bases de madurez –lo cual no necesariamente va de la mano con la edad- ciertas actitudes y capacidades y si bien este se consolida en el  transcurrir de determinados procesos, es un hecho que en la sociedad actual hay una y mil influencias para destruirlo mediante el engaño, la modificación de conductas y por supuesto la manipulación. ¿Puede haber amor en una sociedad condicionada a reaccionar de manera uniforme ante temas de interés como sería el tipo de gobierno que queremos darnos, el tipo de medios de transporte que podemos utilizar o la cantidad de hijos que “debemos” procrear?
 
Así como el niño empieza a transferir su apego hacia la nana o la maestra del kinder al sentirse abandonado por la madre, en la actualidad se percibe al amor como un refugio que nos libere del temor a la soledad, aun cuando “el objeto de nuestro amor” no sea el idóneo. Alejarse del rebaño –lo cual condiciona a seguir el camino de todos los que van en él aunque el destino sea un despeñadero- implica el atrevimiento de pensar y sentir diferente al otro y poner en acción las conclusiones de dicho ejercicio racional y emocional. El mundo feliz de Aldous Huxley, no es otra cosa que el diseño de una cueva de protección para infantes incapaces de valerse por sí mismos debido a su enorme temor a la soledad.
 
Son muchas las cuevas que nos ofrece el capitalismo liberal del mundo global: el éxito, los títulos profesionales, la acumulación de riqueza, el ejercicio del poder, son solo algunas de ellas. Niños de las favelas brasileñas dijeron en una encuesta  de la UNICEF, que elegían pertenecer a bandas delincuenciales porque si bien el riesgo era morir pronto con ellas tenían garantizado un sepelio decoroso y el recuerdo de sus compinches ¿Qué tipo de amor ofrecen a niños mexicanos las bandas criminales comerciantes de humanos, armas y drogas?
 
El verdadero amor es algo más que una alianza de dos contra el mundo o una concepción estandarizada –aun cuando sea de corte poético- de conceptos divinos o políticos, por eso nos choca la repetición de spots con “nanananana” o alusiones a aquellos que ya sabemos quienes son o como piensan. Quién crees más capacitado el amor, ¿el que gana adeptos haciendo señalamientos acusatorios, al que puedes reconocer hasta en la sopa o algún otro modelo?
 
El amor es un proceso, un desafío constante; es la valentía de enfrentarse a uno mismo, es la capacidad de no huir[2] renegando del país al que pertenecemos, del grupo con el cual nos hemos identificado con honestidad, ni de aquellos a los cuales nos debemos y con los que estamos dispuestos a ser parte sin pugnas competitivas artificiales que nos hacen socios, enemigos, superiores tal vez pero sin capacidad de ejercer la justicia y por ende el amor.
_____________
[1] Dependiendo del estrato social un niño puede sufrir el abandono materno en un centro de cuidado o en las manos de servidumbre y eso necesariamente afectara su percepción del amor. 
[2] Separatividad y otros conceptos que convendría repasar en el arte de amar de Erick Fromm
 

Hay que leer

Herman Bellinghausen
 
Ricardo Robles Oyarzun
 
 
Ricardo Robles Oyarzun

 

John Reed

 UN MENSAJE A LA JUVENTUD

Pablo González Casanova