Lula, el carismático líder servidor

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff17 Abr 2018 Hits:786

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:605

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:613

¿Organizarnos?

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva10 Abr 2018 Hits:583

Nuestras cacerías de migrantes

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen10 Abr 2018 Hits:598

El presidente pasmado

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman10 Abr 2018 Hits:529

2009, el peor año de la historia del Chihuahua postrevolucionario PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por ahoramismo   
Viernes 01 de Enero de 2010 12:16
Con una serie de marcas negativas no sólo a nivel nacional, sino mundial; una pérdida de 60 mil empleos; con casi 50 muertos por la pandemia del virus VIH y un nada honroso primer lugar en morbilidad nacional, el año 2009 es el peor de la época post revolucionaria, al menos para Chihuahua, coincidieron especialistas y académicos.
El año terminó con Juárez como la ciudad más violenta del mundo, con una cifra de 2 mil 657 víctimas de homicidio, la cual supera el total de muertes dolosas  ocurridos durante los cinco años anteriores; incluso, representa un incremento del  63 respecto al 2008, cuyo “récord” de mil 623 personas lo había ubicado como el año más violento de la post revolución. [i]

La incidencia de homicidios en Juárez y en general en la entidad, provocaron que Secretaría de Salud ubicara a Chihuahua en el primer lugar de índice de mortalidad, con un porcentaje de 66.4 defunciones por cada 10 mil habitantes; de ese cociente, 10.3 por cada 10 mil corresponden a muertes violentas, porcentaje superior al de cualquier entidad de la República.[ii]

Por lo menos en la etapa posterior a la guerra revolucionaria que inició en 1910, y que se prolongó hasta casi el final de la década de los 20´s del siglo pasado, el estado de Chihuahua no había conjugado una serie de factores negativos tan devastadores como los del año que terminó este viernes.

Mal y de malas

Por si fuera poco, el Servicio Meteorológico Nacional informó que el invierno que inició en este año será el más crudo de los últimos 100 años, con temperaturas de hasta menos 24 grados en la región serrana.

Fue el año, además, en el que los gobiernos de todos los niveles cayeron en una crisis económica tal, que los poderes Ejecutivo y Legislativo decidieron incrementar los dos principales impuestos del país: El ISR, en dos puntos porcentuales, y el IVA, en un punto.

En Chihuahua, el Congreso del Estado aprobó incrementar los derechos vehiculares en 100 y hasta 450 pesos por vehículo, así como una línea de crédito para el gobierno del Estado por 2.7 mil millones de pesos.

El Ayuntamiento de Chihuahua también entró en crisis, lo cual le obligó a reducir salarios en un 50 por ciento a todo funcionario que ganara de 10 mil pesos hacia arriba, incluido el Presidente Municipal.

Para Juárez, los 10 años de “Prensa negra” por la ola de homicidios de mujeres fueron dejadas atrás por un rótulo aún más aterrador: la ciudad más violenta del mundo.

Al menos en cinco ocasiones, a lo largo del año, los principales medios de comunicación mundial colocaron a Juárez en sus portadas, debido a hechos violentos que estremecieron a la comunidad mundial.

Con 160 homicidios por cada 100 mil habitantes, según diversas organizaciones no gubernamentales, Juárez se colocó en un holgado primer lugar entre las ciudades más violentas del mundo.

Para colmo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos sentenció al Estado Mexicano a pagar una indemnización de 3.8 millones de dólares a las familias de tres mujeres jóvenes asesinadas en Juárez en el año 2001, cuyos cadáveres fueron arrojados en el predio conocido como “Campo Algodonero”.

“El Gobierno fracasó”

¿Cómo llegamos hasta aquí? Se les preguntó, por separado, a los académicos Víctor Orozco; Víctor Quintana y Servando Pineda Jaimes.

Con diferencias de matiz, los cuatro entrevistados—dos de los cuales son militantes del PRD—coincidieron en que todo el aparato gubernamental fracasó en sus intentos por frenar la crisis y a los cárteles de la droga.

“Por lo menos en épocas de paz, los tres años de la administración de Felipe Calderón son las peores, pero ninguna como el año 2009”, señala el historiador Víctor Orozco, catedrático de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

“Al menos en tiempos de ausencia de una guerra civil, o de una guerra con el extranjero, la crisis del 2009 no tiene precedentes; habría qué remontarnos a la última etapa de la dictadura de Antonio López de Santa Anna para comparar esta época”, señaló el historiador.

Para el doctor en sociología Víctor Quintana Silveyra, el año 2009 es el más malo de toda la historia contemporánea, en el cual repuntó el homicidio de mujeres y el feminicidio; los homicidios superaron el total de los cuatro años anteriores; se “alcanzaron” los primeros lugares nacionales en pérdida de empleos, y decenas de familias salieron huyendo de Juárez.

“Se juntaron rezagos, descomposición y corrupción para que llegáramos hasta este punto”, dice Quintana Silveyra, quien es diputado local por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“Nos iba mejor cuando estábamos peor”

Por su parte, el doctor Servando Pineda Jaimes, investigador de la UACJ, enmarcó el año 2009 con una frase de las personas de antaño: “nos iba mejor cuando estábamos peor”.

Señaló que el 2009 fue un año en el que el Municipio de Juárez gastó cerca de 700 millones de pesos en mantener contingentes de soldados y policías federales para combatir la delincencia. Además, ha tendio qué gastar en alquiler de naves industriales para hospedarlos.

¿Los resultados? Más homicidios que en cuatro años anteriores juntos; el delito de secuestro aumentó en un 80 por ciento; el de extorsión, un 60 por ciento; 60 por ciento de los negocios—según cifras de CANACO Juárez—han sufrido algún tipo de ataque por no pagar la “cuota” a los cárteles. Resultado: 5 mil negocios cerrados a causa de las amenazas y/o los ataques.

En este año bizarro, donde pasó todo lo malo posibles, Juárez dejó de ser receptor masivo de población para ser expulsor de habitantes…y de dinero.
Pineda Jaimes citó que en este 2009, unas 3 mil familias “pudientes” de Juárez se mudaron a El Paso. “El colmo: los juarenses que huyen de la violencia están causando un boom económico en El Paso”, concluyó.