Lula, el carismático líder servidor

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff17 Abr 2018 Hits:986

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:784

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:803

¿Organizarnos?

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva10 Abr 2018 Hits:788

Nuestras cacerías de migrantes

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen10 Abr 2018 Hits:779

El presidente pasmado

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman10 Abr 2018 Hits:695

Nuevos libros PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Frei Betto   
Jueves 25 de Septiembre de 2014 21:41
Entro en el mes de agosto con dos nuevos libros en el mercado: Reinventar la vida y el infantil Comienzo, medio y fin.
El primero es una miscelánea de textos, que aborda temas como la sabiduría de la vida, el mundo en que vivimos, el consumismo, el medio ambiente y la amistad.
El infantil toca un asunto delicado; sobre el cual muchas veces los adultos no saben responder a la natural curiosidad de los niños: la muerte.
 
Tengo amigos que, antes de tener 10 años, perdieron a sus papás en un accidente aéreo. La familia cometió el error de no llevarlos ni al velorio ni al entierro. Y crecieron con la sensación de que sus padres quedaron abatidos. Les quedó el vacío abierto por la falta de vivenciar el rito del paso.
 
Llego a los 70 años de vida con 60 títulos producidos, 58 de los cuales publicados y dos en cartera: Ocho caminos para ser feliz, que trata sobre las bienaventuranzas del Evangelio. Debe llegar a las librerías a finales del año. Y Un Dios muy humano contiene textos que expresan mi experiencia de amor con Jesús.
 
Ricardo Kotscho, amigo de corazón y periodista de primerísima calidad, ya me preguntó: “¿Usted ya leyó todos los libros que escribió?”  Y bromea con los amigos: “No es Betto quien escribe. Son los cuarenta frailecitos que pueblan los rincones del convento, mantenidos a pan y vino”.
 
Es verdad, tengo compulsión por escribir. Y en tratándose de libros, no lo hago en horas muertas. Reservo 120 días al año para trabajar en mis libros. Los artículos son producidos en medio de la turbulencia de mi agenda disparatada, dedicada a asesorar movimientos pastorales y sociales.
 
A pesar de tantos libros publicados, traducidos a 24 idiomas en 35 países, no vivo de los derechos de autor. Todavía se lee poco en el Brasil. Y en el exterior sólo logré un best seller con Fidel y la religión. Ni me sustento con “el maná que cae del cielo”, o sea de la Iglesia. Como el apóstol Pablo, hago cuestión de vivir del trabajo “de mis manos”. Y añado: de mi mente. Mi modo de ganar el pan son las conferencias, aquí y fuera.
 
Transito entre varios géneros: memorias, como Bautismo de sangre y Diario de Fernando, que terminó en cine bajo la dirección de Helvecio Ratton; media docena de infantiles; biografías, como Un hombre llamado Jesús; pastoral, como Hambre de Dios;  libros en coautoría, como Conversación sobre la fe y la ciencia, con el físico Marcelo Gleiser; y novelas, como el policiaco Hotel Brasil, Minas del oro y Aldea del silencio.
 
En agosto lancé Reinventar la vida y Comienzo, medio y fin.