Lo que falta

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva22 May 2017 Hits:10

Acerca de mi hermano

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen22 May 2017 Hits:12

Reporteros asesinados: ¿y los medios?

Francisco Ortiz Pinchetti - avatar Francisco Ortiz Pinchetti19 May 2017 Hits:20

Vocación de personas especiales

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján16 May 2017 Hits:22

Lo inhumano

Javier Sicilia - avatar Javier Sicilia14 May 2017 Hits:19

¿Chivo infartado, chivo pagado? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Francisco Xavier Ortiz   
Jueves 01 de Enero de 2015 14:27
Apenas 15 días luego de que activistas anunciaran que el caso de Marisela Escobedo sería llevado a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, muere "por infarto" en prisión José Enrique Jiménez Zavala, El Wicked, a quien las autoridades estatales le imputaron el asesinato de Marisela acaecido frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua el 16 de diciembre de 2010.
 
Cosa curiosa. Muere en la cárcel como José Julio Gómez Castañeda, El Junior, identificado como "autor material" del crimen del periodista Armando Rodríguez Carreón. 
 
Muere en la cárcel, al igual que Gustavo González Meza, La Foca, sobre quien pesaba el multifeminicido de Campo Algodonero, en Juárez (cuyos abogados defensores, Mario Escobedo Anaya y Sergio Dante Almaraz fueron ejecutados).
 
Muere como Abdel Latif Sharif, El Egipcio, procesado por el homicidio de Elizabeth Castro y por la autoría intelectual de varios asesinatos de mujeres en Juárez, y quien murió el 1 de junio del 2006 de un "infarto al miocardio". 
 
Se trata de reos emblema considerados "chivos expiatorios", que mueren bajo un esquema común. 
 
Activistas de derechos humanos saben que en más de dos décadas de feminicidio en Chihuahua la impunidad y la fabricación de culpables es una constante, a pesar de los informes de organismos internacionales como Amnistía Internacional, o la sentencia de la Corte Interamericana sobre el caso del campo algodonero, emitida el 16 de noviembre de 2009 contra el Estado mexicano.
 
Pero esto también lo saben las autoridades estatales. Saben que no han dado una respuesta cabal a la sentencia de la CoIDH sobre el caso de Campo Algodonero y saben lo que significa que la institución internacional revise el caso de Marisela Escobedo, cuya muerte está lejos todavía de ser esclarecida.
 
Por eso, la muerte de Jiménez Zavala no deja de abrir mayores enigmas y suspicacias tratándose de un sistema de justicia desacreditado y puesto en entredicho por la realidad histórica. 
Que cosas, Mariana.
Última actualización el Jueves 01 de Enero de 2015 15:19
 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario: