Las perversidades de Juan Sandoval PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Lydia Cacho Ribeiro   
Jueves 19 de Agosto de 2010 00:00
El cardenal Juan Sandoval Íñiguez es un intocable del poder. Lo demostró cuando fue citado por las autoridades judiciales luego de ser investigado por malversación de limosnas, lavado de dinero procedente del narcotráfico, evasión fiscal y enriquecimiento ilícito. En 2008 aseguró que nadie lo sentaría en el banquillo de los acusados y logró evadir a la justicia; no precisamente por tener buenos abogados, sino porque sabe que ninguna autoridad mexicana se atreverá a llevarlo a declarar con el apoyo de la fuerza pública, como se haría con cualquier ciudadano investigado por delitos graves. 
 
Este hombre que fue candidato papal, ha sido investigado magistralmente por la colega Sanjuana Martínez, en el libro colectivo, Los Intocables (Ed. Planeta). La periodista lo describe jugando golf o nadando en su piscina techada en su palacete de Tlaquepaque, donde recibe a políticos, líderes sindicales y empresarios que buscan, no necesariamente su bendición sino sus buenos oficios en el tráfico de influencias y manejos del poder; porque para este purpurado homófobo, misógino y de moral cuestionable, la Iglesia y el Estado están fusionados gracias a un fino tejido de intereses económicos, políticos y de dogma religioso que le permiten a él y a sus más cercanos, cometer delitos, injuriar, abusar, mentir y corromper sin ser acaso tocados por el pétalo de una rosa de la Secretaría de Gobernación y la PGR. 
 
 Ante su falta de argumentos inteligentes para expresar su oposición a los matrimonios del mismo sexo y el derecho a la adopción que confirió la Corte, este sibarita multimillonario llamó “maricones” a los homosexuales, y acusó al jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard de haber “maiceado” o corrompido a las y los ministros. Ebrard le llevará a juicio. Ojalá. Necesitamos saber quién ampara a este hombre que en su ascenso económico tuvo una gran cercanía con los cárteles de Tijuana, Juárez y Sinaloa, como bien documentó el ex procurador Jorge Carpizo Mac Gregor. 
 
Sandoval, que se horroriza ante la posibilidad de que se respeten la diversidad sexual y los derechos humanos de las mujeres, fundó y opera la Casa Alberione, en calle Pemex No. 3987, colonia Vistahermosa; Tlaquepaque Jalisco. En ella oculta a sacerdotes católicos que han abusado sexualmente de niños y adolescentes. Su falso programa terapéutico argumenta que, rezando y hablando, sana a los pederastas que han hecho sufrir a miles de mexicanos. Sanjuana describe cómo la Interpol le ha investigado, pero la policía de Jalisco y la PGR temen cuestionarlo siquiera. 
 
Sandoval es, probablemente, uno de los grandes exponentes de la doble moral mexicana. Algunos testigos declararon que el cardenal pagó por su silencio en el caso Posadas. Tal vez por ello tiende a creer que si él puede cooptar a gobernadores piadosos, jueces y presidentes, cualquiera puede. Lo cierto es que Ebrard no estará solo en esta batalla.
 
 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:

Opiniiones + recientes

  • De un tiempo para acá me ha dado por meterme en todo lo que no me importa. Cuando menos eso es lo que muchos me dicen. Soy un metiche irredento. En lugar de ocuparme de mis asuntos, como debiera,  nada más ando por las calles en busca de cosas qué criticar, asuntos que no me incumben, infracciones ajenas, pecados sociales. ¿En qué me afecta que un pobre desempleado coloque unas cubetas o unos huacales para apropiarse de los cajones de estacionamiento y vendérselos como si fueran suyos de los automovilistas? 
    Leer más...
  • Celebrar hoy el maíz, como se está haciendo en miles de puntos de la República, es ante todo celebrar la resistencia de los pueblos ante una agresión sin precedente que intenta condenarlos a la extinción.

    Aparentemente, la actual administración tomó en serio el lema concebido por Marco Díaz León hace muchos años: "Sin maíz no hay país". Parece haber llegado a la conclusión de que para concluir el acelerado desmantelamiento del país nada mejor que agredirlo en su centro cultural e histórico, atacarlo en el maíz.

    Leer más...
  • Hubo tiempos en que la gente caminaba para pensar. Que se detenía a pensar. Que pensaba, casi se antoja decir. No que hoy a qué horas. Oscilamos en un equilibrio inestable entre los inconvenientes de la modernidad (que la conciencia colectiva admite que podrían llevar a la desaparición de nuestra y muchas especies más) y los portentosos beneficios del desarrollo tecnológico que nos acercan a la siempre pospuesta liberación del trabajo, sólo que por la derecha, y no la izquierda como esperaban los comunistas y los surrealistas. De todos modos, gracias a las máquinas y los dispositivos las distancias parecen abolidas y los procesos mentales se incrementan a escala nunca soñada (potencian cálculos matemáticos, físicos, químicos; desarrollos lingüísticos, visuales, sonoros; la solución práctica de millares, quizás millones de operaciones diversas destinadas a crear, pero también extraer, producir, modificar, distribuir, desechar, contaminar y engañar a una escala que sin la tecnología presente sería imposible).

    Leer más...
  • Lo hemos dicho y tendremos qué repetirlo, por lo visto. Aquí sigue presente la alta incidencia delictiva la actividad de grupos organizados que actúan fuera de la ley y la posibilidad de que, en cualquier momento, ocurran actos de impacto múltiple, como el que sucedió en Guachochi la noche del sábado pasado.

    Las mismas cifras oficiales, esas que usamos para decir que la delincuencia ha bajado en un 80 por ciento, nos gritaban que algo no andaba bien en la región sur-occidente del estado, tanto en el llamado “Triángulo dorado”, esa parte que hace “esquina” con Durango y Sinaloa, como en municipios aledaños y más cercanos a la capital.

    Leer más...
  • A los cuatro vientos debe difundirse lo que del 21 al 23 de septiembre se denunció y sentenció desde la ciudad de Chihuahua. Cuando en un espacio, así sea sólo simbólico y de conciencia, se escuchan casos como los presentados en la audiencia final del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre “Feminicidio y violencia de género” es deber de conciencia informar,  indignar.
    Leer más...