Oserí On Line

Miércoles 26 de Noviembre de 2014
Las perversidades de Juan Sandoval PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Lydia Cacho Ribeiro   
Jueves 19 de Agosto de 2010 00:00
El cardenal Juan Sandoval Íñiguez es un intocable del poder. Lo demostró cuando fue citado por las autoridades judiciales luego de ser investigado por malversación de limosnas, lavado de dinero procedente del narcotráfico, evasión fiscal y enriquecimiento ilícito. En 2008 aseguró que nadie lo sentaría en el banquillo de los acusados y logró evadir a la justicia; no precisamente por tener buenos abogados, sino porque sabe que ninguna autoridad mexicana se atreverá a llevarlo a declarar con el apoyo de la fuerza pública, como se haría con cualquier ciudadano investigado por delitos graves. 
 
Este hombre que fue candidato papal, ha sido investigado magistralmente por la colega Sanjuana Martínez, en el libro colectivo, Los Intocables (Ed. Planeta). La periodista lo describe jugando golf o nadando en su piscina techada en su palacete de Tlaquepaque, donde recibe a políticos, líderes sindicales y empresarios que buscan, no necesariamente su bendición sino sus buenos oficios en el tráfico de influencias y manejos del poder; porque para este purpurado homófobo, misógino y de moral cuestionable, la Iglesia y el Estado están fusionados gracias a un fino tejido de intereses económicos, políticos y de dogma religioso que le permiten a él y a sus más cercanos, cometer delitos, injuriar, abusar, mentir y corromper sin ser acaso tocados por el pétalo de una rosa de la Secretaría de Gobernación y la PGR. 
 
 Ante su falta de argumentos inteligentes para expresar su oposición a los matrimonios del mismo sexo y el derecho a la adopción que confirió la Corte, este sibarita multimillonario llamó “maricones” a los homosexuales, y acusó al jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard de haber “maiceado” o corrompido a las y los ministros. Ebrard le llevará a juicio. Ojalá. Necesitamos saber quién ampara a este hombre que en su ascenso económico tuvo una gran cercanía con los cárteles de Tijuana, Juárez y Sinaloa, como bien documentó el ex procurador Jorge Carpizo Mac Gregor. 
 
Sandoval, que se horroriza ante la posibilidad de que se respeten la diversidad sexual y los derechos humanos de las mujeres, fundó y opera la Casa Alberione, en calle Pemex No. 3987, colonia Vistahermosa; Tlaquepaque Jalisco. En ella oculta a sacerdotes católicos que han abusado sexualmente de niños y adolescentes. Su falso programa terapéutico argumenta que, rezando y hablando, sana a los pederastas que han hecho sufrir a miles de mexicanos. Sanjuana describe cómo la Interpol le ha investigado, pero la policía de Jalisco y la PGR temen cuestionarlo siquiera. 
 
Sandoval es, probablemente, uno de los grandes exponentes de la doble moral mexicana. Algunos testigos declararon que el cardenal pagó por su silencio en el caso Posadas. Tal vez por ello tiende a creer que si él puede cooptar a gobernadores piadosos, jueces y presidentes, cualquiera puede. Lo cierto es que Ebrard no estará solo en esta batalla.
 
 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:

Opiniones + recientes

  • Nos cubre el dolor. No lo alivia la anestesia que aplican las autoridades. Su guerra de desgaste provoca cansancio y hartazgo, no parálisis. Alimenta la rabia.
    ¿Por qué Ayotzinapa? ¿Por qué no despertamos ante todos los muertos, todos los desaparecidos, todas las masacres que padecimos antes? Se han ofrecido muchas respuestas. Dos de ellas parecen cada vez más relevantes.
    Leer más...
  • El que no aguanta no dura. Por eso, y aunque parezcan deveras ganas de aguantar, habría que brindar con los de Calle 13 por el aguante. Ellos prueban que dos bastan para meter el gran ruido, y hoy que se montan otra vez en los cuernos de la luna (los Grammy, las redes, todo eso) ni así cierran la boca. Por eso nos caen bien. 
    Leer más...
  • De los mexicanos se han escrito muchas cosas: que somos un pueblo resentido y proclive a la venganza como resultado de la violación de los conquistadores españoles; que con el yugo de otros –el patrono norteamericano por ejemplodoblamos la cerviz y obedecemos; que tenemos proclividad a la holganza, la mentira y la transa[1] y que somos fanáticos –lo mismo para con la Santa muerte, Cristo, la guadalupana, San Juditas, el PRI, el PAN o el PRD etc.- pero lo innegable es que a pesar del estigma ilustrado con humor negro por  Abel Quezada, aquí estamos como resultado de la fuerza para sobrevivir.
     
    Leer más...
  • La historia no se repite, pero a  veces rima,  como decía  Mark Twain. La frase bien puede aplicarse al proceso que vive el estado de Chihuahua, tanto en su gobierno como en la ciudadanía estos meses. Pareciera que esta sociedad llega al hartazgo en ciclos de treinta años, al menos desde la mitad del siglo XX hasta hoy en día. Los años 1954-1955 y 1983-1986 han mostrado, que esta sociedad, a veces considerada pasiva, instalada, conformista, en un momento dado dice “¡ya basta¡  y exige ser gobernada de otra manera.
    Leer más...
  • Reconozco que todo paralelismo histórico puede derivar en una interpretación forzada de la realidad. De todas maneras, es un frecuente ejercicio para analizar una coyuntura presente a la luz de una experiencia pasada. Pongo estas palabras como una especie de adelanto escéptico para lo que voy a expresar. 
    Leer más...