Lula, el carismático líder servidor

Leonardo Boff - avatar Leonardo Boff17 Abr 2018 Hits:1044

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:831

Sensibilidad política

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján10 Abr 2018 Hits:850

¿Organizarnos?

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva10 Abr 2018 Hits:838

Nuestras cacerías de migrantes

Hermann Bellinghausen - avatar Hermann Bellinghausen10 Abr 2018 Hits:824

El presidente pasmado

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman10 Abr 2018 Hits:742

Ser rico sin trabajar PDF Imprimir Correo electrónico
Lilia Cisneros
Escrito por Lilia Cisneros Luján   
Domingo 07 de Junio de 2009 09:58

En el mundo y particularmente en los países llamados “en desarrollo” “emergentes” o tercermundistas”, la cultura del azar ha sustituido a la del esfuerzo. De entre los múltiples factores que han abonado a este resultado, podemos resaltar: el auge del negocio de la llamada “industria de juegos y sorteos” la indiscriminada y descontrolada publicidad, sobre todo televisiva, de esta actividad -toda vez que los concesionarios de los medios electrónicos son también socios de tal “industria”- y el abandono por parte del gobierno de diversas funciones que garanticen a la población una vida sana –física y mental  es decir sin adicciones- educada y garante de los derechos fundamentales.

En diciembre del 2008, cuando la crisis se reconocía apenas como un “catarrito” sin las consecuencias que luego se adjudicaron a la influenza, el presidente de la Asociación de Permisionarios de Juegos y Sorteos, Alfonso Pérez Lizaur señaló que, por causas de la extorsión de organizaciones delictivas este negocio, directamente vinculado con la holganza, perdió 100 millones de dólares y 2,000 empleos principalmente en los estados del norte.

¿Cuánto reditúa a unos pocos “empresarios” la operación de 371 centros de apuestas remotas (sport books), 364 salas de sorteos de números (bingos o yaks), seis hipódromos, cuatro galgódromos, tres frontones y todos los que fueron autorizados por el secretario de gobernación del señor Fox? Sin que existan cifras exactas –lo cual lleva al “sospechosismo” de evasión de impuestos, vínculos con la mafia etc.- se estima con valor de mercado de unos 5,000 millones de pesos anuales, más “la pérdida” de 3,000 millones de pesos por la proliferación de un mercado ilegal en el país según datos de la (APJSAC).

¿Puede un trabajador rendir lo suficiente, después de haber estado pegado al televisor hasta altas horas de la madrugada, esperando ganar los miles de pesos que se ofrecen en las diversas opciones que le cargan cantidades exorbitantes en su celular y su teléfono fijo por cada intento? ¿Cuánto de esta seducción subliminal para confiar más en la suerte que en el desempeño, está detrás de los millones de demandas laborales de personas que se la juegan “a ver si es chicle y pega” mintiendo por supuestos despidos injustificados o malos tratos, que condenan sin posibilidad de defensa, a pequeños empresarios y comerciantes que representan la verdadera solución al problema del empleo?

La cultura de la riqueza como resultado de la buena suerte, afecta todo el ámbito del desarrollo del ser humano. En los Estados Unidos por ejemplo, sabemos que “la casa promedio nueva” creció hasta ser hoy un 50% más grande que hace dos décadas; pero la gran mayoría de quienes confiaron en esta premisa, hoy han perdido su vivienda en favor de las empresas hipotecarias, porque a final de cuentas “la casa -promotora de la apuesta- gana”.

Al final de los 70 el 15% de la población norteamericana era obesa, hoy el 33% del adulto promedio tiene al menos 20 libras (9.2 kilos) más que alguien de su misma edad en esa época. ¿En cuanto ha influido, no solo la publicidad, sino las ofertas en las cajas de galletas, sopas, cereales etc. para ganar algo? El deseo de enriquecerse sin trabajar ha crecido tanto, que en solo 20 años los Estados unidos que en la época de Sinatra tenía casinos en dos estados (Nevada y Nueva Jersey); hoy se cuenta con tales establecimientos en 12, y 48 más tienen alguna forma de sistemas de apuesta legales.

¿A eso juegan en México quienes por más de una década se quejan de la caída hasta en un 40% de las ventas de apuestas por los efectos de la crisis financiera internacional y la aplicación de la ley antitabaco? ¿Cuántas familias más llegarán a la quiebra total si además del 8% de la población económicamente activa que hoy es atraída por la industria del azar, se agregan opciones para supuestamente atraer a turistas internacionales?

Sin llegar al extremo de considerar “pecaminoso” el juego, el legislador del México institucionalizado, encontró un camino de justicia, al regular éste por la vía de la lotería nacional, cuyos remanentes dedicaba a la beneficencia pública. Hoy por la criminal tendencia privatizadora, esta institución de 235 años, ha sido colocada al borde de la quiebra. Con acusaciones de “monopolizadora”, se están poniendo en riesgo los 900 empleos directos que aun quedan después del embate de “la amiga de Fox” que resultó en la cancelación de 1,200 que existían en el año 2004.

Hoy, los empresarios privados del juego, usan la red de distribución de la LOTENAL para vender sus productos, sin dejarle beneficio alguno a la beneficencia y, los buitres conocidos como “hombres de presa” se pelean por dirigir esta otrora benemérita opción; no para ayudar a los millones de pobres sino para terminar de engullirse sus huesos y carroña en la que han convertido a los programas sociales. ¿Podemos culpar de esto, sólo a los gobiernos priístas como acusa  provocadoramente la promoción electoral? ¿Quién se arriesgará a señalar –sin riesgo de ser asesinado o desaparecido- a los actuales responsables de la conducción institucional, que ven al país como un negocio y a los funcionarios como sus gerentes?

El embate de los cabilderos ha iniciado, a la par del “catarrito” Los 18 socios de la APJSAC -que son parte de los 24 permisionarios inscritos en el País- aceptan contar con 800 salas de apuestas remotas, de juegos y sorteos e hipódromos y galgódromos, nos venden un boleto que supone  no afectar el número de empleos (4,000 directos y 100,000 indirectos dicen) existentes ofreciendo una inversión de 4,800 millones de pesos en los próximos tres años, para aumentar en 20% las salas actuales a las que se proveerá de Ludoteca infantil, para niños y niñas de 1 a 12 años, en donde los padres encuentren un espacio seguro para dejar a sus hijos jugando y aprendiendo mientras ellos esperan hacerse ricos sin trabajar.

 

Hay que leer

Herman Bellinghausen
 
Ricardo Robles Oyarzun
 
 
Ricardo Robles Oyarzun

 

John Reed

 UN MENSAJE A LA JUVENTUD

Pablo González Casanova