El lugar de las cosas olvidadas

Francisco Ortiz Pinchetti - avatar Francisco Ortiz Pinchetti22 Jun 2017 Hits:1

¿Donde empezó?

Lilia Cisneros Luján - avatar Lilia Cisneros Luján21 Jun 2017 Hits:4

Suprimir el nefasto PREP

Francisco Ortiz Pinchetti - avatar Francisco Ortiz Pinchetti19 Jun 2017 Hits:2

Cuesta arriba

Gustavo Esteva - avatar Gustavo Esteva19 Jun 2017 Hits:7

¡Ríndanse!

John M. Ackerman - avatar John M. Ackerman19 Jun 2017 Hits:6

Opinión


...Tú, él, nosotros mentimos PDF Imprimir Correo electrónico
Lilia Cisneros
Escrito por Lilia Cisneros   
Domingo 19 de Julio de 2009 11:03

 En el libro bíblico del éxodo, desde el capitulo 20 hasta el 31, está contenida  la llamada ley o pacto mosaico, con tres divisiones según los expertos: los mandamientos, los juicios –que gobiernan la vida social de Israel- y las ordenanzas específicas para la vida religiosa del pueblo escogido. Una de las máximas de este capítulo de la historia –tanto judaico como cristiano- señala la prohibición de hablar falso testimonio contra el prójimo. Si Jehová, incluyó a la mentira como una falta grave, seguramente lo hizo porque conocía “la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación” y por ser celoso de estos principios, además de ejercer la misericordia a favor de los millares que le aman. El tema se hace pertinente en México frente a una realidad en la cual es muy difícil dilucidar la verdad. ¿La confesión “tersa” y sorpresiva de un nuevo delincuente presentado por la PGR, admitiendo ser el autor material de la muerte del niño Martí ¿es más cierta que la tomada en cuenta por los jueces del DF para consignar a los llamados “banda de la flor”? ¿Cuál de los dos procuradores es más sincero? ¿Tiene el pueblo elementos para conocer la verdad en un marco de versiones manoseadas por los poderes fácticos que extrajudicialmente, investigan, consignan, juzgan y ejecutan sentencias?

Leer más...
 
Y, sin embargo, los lebarones siguen creyendo PDF Imprimir Correo electrónico
Víctor Quintana Silveira
Escrito por Víctor Quintana S.   
Miércoles 15 de Julio de 2009 21:27

Lo escribimos en este espacio hace casi dos meses (La Jornada, 15/5/09): los güeros, la comunidad de Le Baron, en Galeana, Chihuahua, tuvieron voz, se organizaron, se movilizaron ante el secuestro del joven Erick Le Baron y lograron que sus captores lo liberaran luego de una semana. Vencieron el miedo, dijimos, de este sólido grupo de mormones disidentes del noroeste de Chihuahua.
Pero los hacedores de miedos se empecinan en imponerlos. El martes 7, poco después de la una de la madrugada, un comando de una veintena de hombres fuertemente armados, enchalecados, encapuchados, encascados, irrumpe en la vivienda de Benjamín Le Baron, en la comunidad de Galeana, lo levantan, junto con su cuñado Luis Widmar, quien acude –desarmado– a ayudarlo y son ejecutados. Junto a ellos dejan una manta: “Para los Le Baron que no creyeron y siguen sin creer, para Klery Jones (ex alcalde y dirigente de la comunidad), por los 25 jóvenes levantados en Nicolás Bravo. Atentamente, El General”.   

El dolor y la indignación recorren las praderas recién llovidas del árido noroeste chihuahuense. “En un momento se quedaron huérfanos 10 niños, todos menores de siete años, cinco de Benjie (Benjamín) y cinco de Luis”, señala Julián Le Baron, hermano del primero. Los bien plantados muchachos y muchachas rubios lloran con sobriedad, y no se doblan.

Conocí a Benjie en los primeros días de mayo. Parecía el más bajo, el más delgado, el más frágil de los lebarones que vinieron a exigir al gobierno de Chihuahua la liberación de su hermano Erick. Pero era tal vez el más fuerte. El de la convicción más profundamente arraigada. El de la dirigencia fincada no en el protagonismo, sino en el servicio cotidiano a sus semejantes. A los 32 años era padre de familia, empresario, activista de su comunidad, cabeza de su iglesia local y, en estos días de lucha, el dirigente de la primera comunidad que en el país se yergue ante la delincuencia organizada.

Sin embargo, no hubo protección alguna ni para Benjie ni para su familia ni para su comunidad. Aun así no se amedrentaron, al contrario, intensificaron su activismo y empezaron a construir redes sociales contra la delincuencia y una policía comunitaria. Comenzaron a tejer el proyecto de un “SOS Chihuahua” para su atormentada tierra.

Su movimiento, su activismo, son intrínsecamente defensivos y pacíficos. Por eso no entienden la amenaza sangrienta de la manta. Los “25 jóvenes levantados en Nicolás Bravo” son un grupo de supuestos sicarios aprehendidos por el Ejército el 11 de junio en el municipio de Madera. Habría que ver si están todos los que son y son todos los que están… cosa no infrecuente en las redadas de militares.

Sicarios con sed de venganza o paramilitares con afanes escarmentadores, el hecho es que llegaron, destruyeron y mataron sin que ningún orden de gobierno pudiera evitarlo. Y si un gobierno no vela por la seguridad de quienes se levantan contra el miedo, es gobierno cómplice del miedo, gobierno que quiere gobernar asentado en el miedo.

Cuando lo importante es apoyar a quienes restablecen el tejido social, a quienes construyen capital social, a quienes creen en la participación ciudadana como cimiento de la seguridad pública, el gobierno los desprotege. Por eso el noroeste de Chihuahua es zona de desolación. De Nuevo Casas Grandes han emigrado por lo menos 40 empresarios por temor a la extorsión y al secuestro. En esa ciudad, de apenas 50 mil habitantes, se roban un promedio de 60 vehículos diarios. Los agricultores ya ni quieren sembrar porque el año pasado aún no levantaban la cosecha y ya les estaban pidiendo “cuotas” y secuestrándolos. Por otro lado, los ministerios públicos federales están ausentes u ocupados en ejecutar las decenas de órdenes de aprehensión contra los agricultores que protestan por los altos cobros de energía eléctrica. Al mismo tiempo miembros de las fuerzas armadas siguen violando los derechos humanos como nunca, tan impunemente como siempre.

Al contrario de lo que reza la amenaza dejada junto a los cuerpos de los dos jóvenes, los dirigentes de Le Baron sí han creído y siguen creyendo. No en que la fuerza del crimen es superior a ellos. No en que la pasividad y el refugio en lo individual es la mejor estrategia en tiempos de terror. Su creer valiente de todos los días es que en este país somos más los buenos que los malos. Es que la muerte de algunos, por queridos que sean, no mata la lucha de todos. Es que hay que exigir a las autoridades y, a la vez, participar para la propia defensa. Convicción y lenguaje de hombres y mujeres íntegros, comprometidos con su comunidad y con su patria, como Benjie, como Luis, que no los entienden ni los cárteles ni los gobiernos lejanos a su pueblo. 

Última actualización el Miércoles 15 de Julio de 2009 21:33
 
De caníbales y ladrones PDF Imprimir Correo electrónico
Ricardo Robles Oyarzun
Lunes 06 de Julio de 2009 11:20

Como todo mundo sabe, los oscuros caníbales se comen a los blancos, desde siempre. Esa trama de película barata y racista pretende vender la idea contraria. A esos aborígenes infrahumanos, los humanos pueden comérselos, pueden despojarlos, esclavizarlos, matarlos. La resistencia colonial a reconocer como humanos a los invadidos pretendió eso: justificar cualquier crimen en nombre de la civilización. Hasta llegamos a pensar que ese truco era cosa del pasado, pero la realidad nos dice que esa burda trama siempre ha estado viva, aunque disfrazada, disimulada, clandestina.

Última actualización el Lunes 04 de Enero de 2010 16:27
Leer más...
 
El viejo “orden” agrícola aún patalea PDF Imprimir Correo electrónico
Víctor Quintana Silveira
Escrito por Víctor Quintana Silveira   
Miércoles 01 de Julio de 2009 19:59

Menos mal que los últimos gobiernos federales ya firmaron casi todos los tratados de libre comercio que nuestro país podía firmar. Porque como entregaron nuestra alimentación y nuestra agricultura, ahora serían capaces de entregar nuestras tierras y recursos naturales, como lo marca la tendencia de la agricultura dominante.
El caso de la Amazonia peruana es el más reciente. Las poblaciones indígenas de esa región condujeron una huelga general y pacífica durante casi dos meses en protesta por los decretos legislativos del gobierno de Alan García para cumplir con las condiciones exigidas por Estados Unidos para implementar el Tratado de Libre Comercio.

Última actualización el Miércoles 01 de Julio de 2009 20:05
Leer más...
 
"V" o no "V" he ahí el dilema PDF Imprimir Correo electrónico
Lilia Cisneros
Escrito por Lilia Cisneros Luján   
Martes 30 de Junio de 2009 06:49

Vano, “V” = amor y paz, Victoria, voto, son algunas de las conceptualizaciones de ésta “V” de vaca, simplificada en amplia expresión con los dedos índice y medio de la mano humana. En el vaivén democrático que pondera la alternancia como una forma de distribuir el poder por turno, los erráticos de la política, cual sujetos sin domicilio como el vagabundo, y agotadas sus posibilidades de ser incluidos en alguna de las listas de quienes cuentan con la franquicia legal para la postulación de representantes populares, han dedicado su tiempo de vacación forzada, a promover una singular forma de abstencionismo denominada “el voto en blanco”. Como en esencia, el ejercer o no este derecho constitucional para ser parte de las acciones que a cada uno atañen, es una decisión personalísima, más que intentar convencer a alguien de acudir o no a la casilla el próximo 5 de julio, conviene a cada cual razonar el porqué de Votar o no Votar, incluyendo la reflexión de ¿a quien beneficia una u otra alternativa?

Leer más...
 
Encono y venganza PDF Imprimir Correo electrónico
Lilia Cisneros
Escrito por Lilia Cisneros Luján   
Lunes 22 de Junio de 2009 22:42

El clamor, reiterado -y machacón en su difusión mediática- pidiendo cabezas de culpables en casos como jóvenes muertos en una discoteca o los niños calcinados en Sonora, casi siempre está envuelto en la palabra ¡Justicia! pero ¿realmente se busca este alto valor o promover la venganza social? Abundan, en la historia de muy diversos países, reveses para gobiernos incapaces de eliminar las causas de la injusticia y proclives en cambio, a encarcelar, flagelar y hasta matar a individuos “desobedientes al sistema que encabezan o los intereses creados que protegen. La opinión pública es convencida de que los infractores –por supuestamente causar daños en propiedad ajena en una manifestación o daño moral al expresar libremente sus opiniones e incluso daño a la salud por estar involucrados en crímenes diversos- etc.- han sido castigados, sólo porque se les sometió a un proceso e incluso por dictárseles una sentencia condenatoria.

Convencer a las masas, es una tarea relativamente fácil en esta época de comunicación eminentemente impersonal. Con el influjo de la comercialización publicitaria, propaganda política y manipulación de la mente, son pocos los que reflexionan acerca de la posibilidad de que el encarcelado o el desparecido, sean víctimas. Aun cuando el tiempo permita que un hombre de color privado por muchos años de su libertad llegue a ser presidente de Sud África o se demuestre cualquier suerte de inocencia de aquel señalado como guerrillero, comunista o terrorista, es difícil que tales casos puedan contener emociones subconscientes de animadversión y mucho menos rectificarlas; si acaso serán reprimidas las reacciones de odio para evitar la condena de los más lúcidos. Al igual que ocurrió durante el nacionalsocialismo nazi, los individuos son conducidos por un entramado de regulaciones altamente punibles respecto de actos que el gobernante en turno define como lesivos; esto, en la inmediatez, controla conductas intencionalmente agresivas pero, no previene la gestación de las peores emociones, como es el resentimiento, la ira, el odio, la rabia, el rencor y la enemistad. Ninguna de estas animadversiones se castigan en términos jurídicos; sin embargo son en sí mismas los elementos para un estallido violento, si son los pueblos quienes obedecen de forma reactiva a situaciones que no pueden controlar o al autoritarismo si rigen el actuar de quien gobierna y responde “auto defensivamente” de forma vengativa.

En una sociedad, donde el que tiene que comer –burócratas, trabajadores de pequeñas, medianas y grandes empresas- roba impunemente –papelería, insumos del comedor de empleados, gastos de la caja chica etc.- el que tiene que investigar el delito holgazanea y el que tiene que servir o juzgar se colude con los que más tienen para atesorar en pocas manos lo que debiera ser de muchos, la ausencia de equidad produce necesariamente sentimientos de furia. Si tal virulencia –que es solo síntoma pero no causa- se generaliza, las manifestaciones que expresan inconformidad pueden convertirse en el estallido violento, en el cual se mezclen por igual, dolores confusos y situaciones no resueltas en lo individual, que el ensañamiento social por la victimización del perseguido sin causa, el ofendido sin reparación del daño y a veces sin siquiera la mínima atención de su caso, y hasta del inteligente excluido de las oportunidades de participación y desarrollo.

La crueldad rompe todo límite de piedad. Cuando el delito aumenta y la justicia se ausenta, las heridas personales y sociales se enconan, sin importar cuantas más cárceles se construyan. Las acciones implementadas en contra del crimen y para abatir la pobreza son ineficaces en México, porque tienen como sustento el desquite por medio del ajuste de cuentas y no al Estado de Derecho. Por no actualizar –legislativamente ni en su cumplimento- las leyes rectoras de las instituciones protectoras de la vida y los bienes de las personas, hemos vuelto al ojo por ojo y la ley de la jungla. Como si se tratara de una manada de bestias en lugar de una sociedad de humanos civilizados, parecen imponerse quienes consideran “dulce” a la venganza; pero si todos comprendiéramos que esta es la forma primaria de pensar del resentido, quizá rechazáramos hacerles el juego a personas que aspiran algo sin poder alcanzarlo. Necesidades no satisfechas –de aceptación, reconocimiento, identidad, logro y desarrollo integral- pueden producir “ideales” negativos. La venganza es el ideal del amargado, su amargura alimenta los rencores de otros y todo ello produce insatisfacción e infelicidad en quienes le rodean.

Solo un debate franco entre sociedad y gobernantes, directo y sin los equívocos adyacentes a los intereses mediáticos o de grupo, puede detener el incremento de la tensión personal y social, traducida en sabotajes tácitos a todo lo que cualquiera propone. Si realmente tenemos la intención de mantener a México como nación libre, fuerte y soberana, es necesario hacer un alto en este drama sangriento, que hoy por hoy ha cobrado la vida de miles de ciudadanos, dejando sin empleo a millones, expulsando a nuestros mejores cerebros y brazos hacia otras latitudes y dejando aquí a un pueblo de resentidos que, por su misma condición es fácilmente manipulable.

Tenemos derecho a ser felices. Clamemos por un cuestionamiento estructural, maduro y honesto, para recuperar el Estado de Derecho vulnerado por el bestial incremento de la saña entre todos los miembros de la sociedad. Los retos que en si mismos entrañan venganza, no son el mejor camino para el afecto, la simpatía y la armonía. Recuperemos los valores personales y sociales que nos han arrebatado, no solo el crimen, sino la incompetencia. Si como afirmó Epicuro: “La justicia es la venganza del hombre social, como la venganza es la justicia del hombre salvaje”, propongámonos ser humanos y no bestias ávidas de matar a cualquiera que le represente amenaza.

 
Solsticio de Verano PDF Imprimir Correo electrónico
Ernesto Camou Healy
Escrito por Ernesto Camou Healy   
Domingo 21 de Junio de 2009 00:10

Es 21 de Junio, el día más largo del año. Es también el inicio oficial de la estación de verano que, para los habitantes del cálido noroeste no dice mucho, pues hemos tenido temperaturas que rondan los 40º centígrados desde mediados de la Primavera, otra entelequia para nosotros.
El verano lo hemos definido, menos por el calor agobiante que sobrepasa los límites convencionales de las estaciones definidas desde Europa, y más por el periodo de vacaciones escolares. Verano es, sobre todo para las familias locales, el tiempo en que los niños y estudiantes no van a la escuela. Decir que es cuando arrecian los calores es falso: ya sabemos que aquí el termómetro sube desde la estación anterior, y no cesa de calentar el 21 de septiembre, inicio oficial de un otoño también hipotético. Y todos tenemos algún recuerdo de navidades en las que la temperatura pasó de los 30º centígrado.

Última actualización el Domingo 21 de Junio de 2009 08:52
Leer más...
 
De loterías y semejanzas PDF Imprimir Correo electrónico
Ernesto Camou Healy
Escrito por Ernesto Camou Healy   
Viernes 19 de Junio de 2009 12:48

Sacarse la lotería, en México y en cualquier país, es una cosa inusitada. Las probabilidades de lograrlo son minúsculas, y parece comprobado que es más fácil volverse una persona pudiente, trabajando (cosa harto difícil, como muchos supondrán) que con un cachito de lotería.
A pesar de eso hay alguien que se ha sacado la lotería, en los últimos tres años, al menos cuatro veces. Se trata, por supuesto, de la líder magisterial, la inefable chiapaneca doña Elba Esther Gordillo…

Leer más...
 
Trascendencia truncada PDF Imprimir Correo electrónico
Lilia Cisneros
Escrito por Lilia Cisneros Luján   
Domingo 14 de Junio de 2009 09:44

Se cumplirán en breve 20 años de la firma de una convención que en 54 preceptos, resumió los principios fundamentales, vinculados con la participación de la infancia –expresándose y haciéndose escuchar– acerca de las medidas que se tomen para su desarrollo y supervivencia, habida cuenta que los Estados que la suscribieron se comprometieron a considerar el interés superior del niño así como a salvaguardar sus derechos fundamentales garantizando el máximo bienestar y  protegiéndole de cualquier tipo de discriminación .

La realidad de millones de niños jugando en los camellones en vez de acudir a la escuela, trabajado desde los primeros años de vida –vendiendo chicles o como parte de un casting de producción publicitaria– siendo presa fácil de la pornografía o la droga etc., nos lleva a deducir que en México los compromisos suscritos para los derechos del niño en 1989, no se están cubriendo tal como lo observó el Comité de la materia con sede en Ginebra, apenas en el año 2006.

A la luz del lamentable accidente de una guardería en Sonora, ¿podemos asegurar que el Estado mexicano está garantizando  “el más alto nivel de salud… la rehabilitación que el caso requiere y la reducción de la mortalidad” en la niñez?

En el inciso “e” de ese mismo artículo 24, se hace énfasis en la prevención, como el camino idóneo para “Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres y los niños, conozcan los principios básicos de la salud …..” ¿Qué tendrían que comentar las autoridades sanitarias, por el incumplimiento de un convenio suscrito en el año 2000, mediante el cual, se reconoció entonces la eficiente labor de la primera ONG, que destacó desde 1985, la realidad de las quemaduras en niños y que a partir de esa fecha había logrado reducir en 19% la incidencia de estos casos? ¿Porque optar por el bloqueo a dicha organización, concretándose a mal reproducir los conceptos pirateados de los talleres cuya asistencia de promotores comunitarios ha sido además, boicoteada, con el resultado innegable de un repunte en este tipo de accidentes?

¿Qué intereses financieros y políticos están por encima del interés supremo de la infancia reconocido en la Convención de los Derechos del Niño?

Más allá de los show televisivos retratando menores escolares en las butacas de un congreso, al cual se denigra en la programación cotidiana, los derechos recocidos en el texto del artículo 21 se violentan; y habría que preguntarle a los legisladores de extrema derecha del estado de Morelos, ¿por qué han cambiado su legislación interna prohibiendo, la participación de niños en cualquier tipo de manifestación pública, si dicho ordenamiento señala que “Los Estados Partes reconocen los derechos del niño a la libertad de asociación y a la libertad de celebrar reuniones pacíficas”?

En abierta contravención al principio de no discriminación y pasando por encima del derecho infantil a ser defendido en uno de los elementos de su identidad como lo es la nacionalidad, (artículos 7 y ocho de la convención), se permite a médicos extranjeros, “seleccionar” a los niños con mejoría –según lo denunció un directivo del hospital de occidente en Guadalajara, para ser llevado a otra nación a partir de la duda, sembrada en la mente de los padres, por quienes traicionan a México sobre la capacidad de los galenos mexicanos.

¿Hasta cuando seguiremos imbuyendo en la mentalidad de los niños la idea de que lo nuestro vale poco frente a lo de otros? Si México, como estado parte de dicha convención, estuviera comprometido a respetar el derecho del niño a preservar su identidad nacional, no tendríamos tantos infantes víctimas de los movimientos migratorios, ni separados de sus padres, porque éstos se van expulsados como resultado de la carencia de oportunidades de trabajo, educación y salud en su patria.

La infancia es quizá el tema de mayor importancia para la humanidad. De los niños de hoy depende la sobre vivencia del mañana. Si estas generaciones están siendo formadas sin valores –éticos, culturales, nacionales, históricos etc.- sin derechos e inmersas en la violencia y los vicios, los riesgos de extinción necesariamente se acrecientan. Por lo pronto 45 familias han visto ya truncada su trascendencia. Ciudadanos altruistas, vinculados con el Instituto para la Atención Integral del niño quemado, avizoraron y denunciaron este escenario desde hace varios años.

Finalmente después de sufrir una política de exclusión, marginación y discriminación por razones de género, y de pensamiento social, sus fundadores, luego de advertir lo que está ocurriendo, han desistido de continuar en una obra que les desgasta y les ha valido hasta amenazas personales. Lo de Sonora, ha sido un “salto para atrás” en materia de prevención de quemaduras y de enseñanza en el manejo de éstas, además de la evidencia de que no necesariamente lo privado es mejor que lo público y que en los dos ámbitos hay incompetencia. El asunto es más delicado, por desechar la experiencia de mexicanos comprometidos, estamos ante la pérdida lamentable de 45 vidas infantiles, el trauma de otras tantas y las consecuencias psicosociales de todos los involucrados en esta sociedad que tenía el derecho a ser feliz.

 
<< Inicio < Anterior 111 112 113 114 115 116 Siguiente > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Blog de Juan José Millás

  • Salida 18 May 2017 | 10:00 pm

    ¿Se suman los miedos individuales con la facilidad con que se agregan la rabia o el júbilo?

Hay que leer

Herman Bellinghausen
 
Ricardo Robles Oyarzun
 
 
Ricardo Robles Oyarzun

 

John Reed

 UN MENSAJE A LA JUVENTUD

Pablo González Casanova