Asila EU a nuera de Marisela Escobedo Imprimir
Escrito por EFE   
Miércoles 14 de Septiembre de 2011 19:16

 El Paso, Texas— Estados Unidos otorgó asilo político a Mónica Arias Hernández, nuera de Marisela Escobedo, activista asesinada en México el año pasado mientras pedía justicia para su hija muerta, anunciaron hoy en El Paso sus familiares. Arias, de 34 años, fue testigo del juicio contra el presunto asesino de su cuñada, Rubí Frayre Escobedo, y se convierte así en la tercera persona natural de México en conseguir el beneficio migratorio en El Paso, de acuerdo con el abogado Carlos Spector.

 También hoy se puso en marcha una campaña con el objetivo de presionar al Gobierno de México para llevar ante la justicia a los asesinos de Escobedo y su hija a través de la página de internet http://www.mariselaescobedo.com/

En la misma están publicadas las pruebas y vídeos existentes del momento del asesinato de la activista ocurrido el 16 de diciembre de 2010 mientras protestaba frente a Palacio de Gobierno de Chihuahua.
 
Arias explicó hoy a Efe que en México su vida corre peligro por haber participado en acciones para pedir justicia por Rubí, asesinada en 2008 presuntamente por Sergio Barraza, quien fuera pareja sentimental de la víctima.
 
"Cuando asesinan a mi suegra frente al Palacio de Gobierno en Chihuahua, sin que ninguna autoridad hiciera nada por ayudarla o por investigar su homicidio, y luego con el asesinato de Ángel Valles, testigo en el juicio contra Barraza, me di cuenta de que yo podía ser asesinada en cualquier momento y nada lo impedía", dijo.
 
Al igual que Valles, Arias fue testigo en el juicio en contra de Barraza, quien finalmente fue liberado por falta de pruebas.
 
La mexicana contó que salió del país con sus dos hijos en marzo de 2011 para refugiarse en El Paso e inmediatamente inició los trámites de asilo político.
 
"Me sentía totalmente desamparada. Allá (en Chihuahua) las autoridades no apoyan", sostuvo la exejecutiva financiera, quien confesó tenerle "más miedo a las autoridades mexicanas que al crimen organizado".
 
En diciembre de 2010 se presentaron en un cruce internacional para pedir asilo político dos hijos de Escobedo: Juan Manuel Frayre y su hermano, Alejandro -esposo de Mónica-, además de Ricardo Escobedo, hermano de Marisela y testigo del asesinato de la activista.
 
Juan Manuel denunció hoy que vídeos grabados por cámaras de seguridad en las inmediaciones del lugar donde se cometió el asesinato de su madre revelan una "sospechosa y total ausencia policiaca".
 
"En ese lugar, por estar frente a Palacio de Gobierno, siempre había patrullas de la policía ministerial municipal, y otras corporaciones, y ese día extrañamente, durante los seis minutos que pasaron desde que los asesinos en tres carros detectaron a mi madre hasta que huyeron después del asesinato no había una sola", expuso.
 
Añadió que durante el sepelio de su madre en Ciudad Juárez fue secuestrado y asesinado el hermano de la pareja sentimental de la activista, y la familia fue amenazada de muerte.
 
"Aceleramos el funeral, y de ahí mi hermano Alejandro, mi tío, una hija de Rubí y yo nos fuimos al cruce internacional Santa Fe (Paso del Norte en El Paso, Texas) y pedimos asilo el 18 de diciembre de 2010", relató Frayre, quien dijo que continuará luchando por llevar ante la justicia a los asesinos de su madre y hermana.
 
Por su parte, Arias dijo que apoyará a su cuñado y a su esposo en su proceso de asilo político pero por el momento no se involucrará en la campaña a favor de Marisela y Rubí por miedo.
 
Antes de la nuera de Escobedo, las autoridades de EE.UU. habían otorgado asilo en El Paso a la activista social de Juárez Cipriana Jurado y al periodista mexicano Alejandro Pacheco.
 
"El Gobierno mexicano está buscando acallar a quienes lo ponen en evidencia y Estados Unidos lo reconoce", sentenció Spector.