“¡No, por favor, no!”: grito de Marisela... y de todos Imprimir
Escrito por Ricardo Alemán   
Domingo 19 de Diciembre de 2010 10:36
• La mataron jueces corruptos y gobierno indolente
 
No tiene nombre el asesinato de Marisela Escobedo, luchadora social que reclamaba justicia por la muerte de su hija, y que fue asesinada el pasado jueves, por lo mismos que ultimaron Marisol Frayre, su hija.
Y si los crímenes de Marisol y Marisela no tienen nombre, sí es posible identificar la corrupción, irresponsabilidad y complicidad de jueces, gobernantes y partidos políticos que nada hicieron para evitar la monstruosidad en que se ha convertido el caso de Marisol y Marisela .
Nadie devolverá la vida a Marisol y Marisela , pero sí es posible reclamar justicia para los jueces criminales y corruptos, para gobernantes irresponsables, para las corporaciones policíacas que han dado muestras claras de complicidad con esos crímenes. Pero la justicia no podrá venir del cínico gobernador de Chihuahua, César Duarte, quien sólo se atrevió a culpar a los jueces corruptos, y a decir que no tolerarán esa impunidad, cuando el mal está hecho.
 
La justicia tampoco vendrá del corrupto Poder Judicial de Chihuahua, culpable principalísimo de la monstruosidad judicial que se vive en esa entidad. Pero la justicia tampoco vendrá de los tres Poderes de la Unión —Ejecutivo Legislativo y Judicial—, que han dado muestras claras de haber sido penetrados por el narcotráfico, la corrupción y el crimen organizado.
 
¿Y entonces quien hará justicia a Marisol y Marisela ?
 
REINAN IMPUNIDAD Y CINISMO.
 
A pesar de que ponen en riesgo su vida, parece que la única luz de justicia tendrá que venir de la sociedad civil, de luchadoras como Marisela Escobedo, Isabel Miranda de Wallace; de decenas de madres que en todo el país reclaman justicia por el feminicidio cometido contra sus hijas... ¿Y por qué no es posible confiar ya en las instituciones? Elemental.
 
Resulta que si en San Lázaro los legisladores de todos los partidos aplaudieron la llegada de un narcodiputado, ¿por qué no habrían de aplaudir y hasta justificar la existencia de jueces asesinos como los de Chihuahua? Si en Michoacán el gobernador Leonel Godoy impuso a su hermano narco como diputado, ¿por qué el PRI no debía de solapar la irresponsabilidad de César Duarte, gobernador de Chihuahua?.
 
Si hay jueces que intentan dejar en libertad a presuntos narcos como El Vicentillo y La Reina del Pacífico, ¿por qué otros jueces no habrían de avalar la impunidad de Sergio Rafael Barraza, asesino confeso de Rubí Marisol y presunto criminal de Marisela Escobedo, madre de Rubí?
 
Si en el colmo del cinismo, todos los partidos aplaudieron la llegada de Julio César Godoy como el primer narcotraficante a la Cámara de Diputados ¿por qué el gobernador de Chihuahua, César Duarte, no habría de llegar al extremo del cinismo, al no asumir su responsabilidad en el asesinato de Marisela Escobedo, y ofender a todos cuando dice que no permitirá más impunidad, cuando el mal está hecho?.
 
Si hay gobiernos que solapan la fuga masiva de reos peligrosos de las cárceles de sus entidades, ¿por qué un gobierno como el de César Duarte no habría de solapar a jueces criminales que, a su vez, solaparon a un criminal como Sergio Rafael Barraza, asesino de Rubí y Marisela Escobedo?.
 
Y si no pasó nada cuando todos los partidos aplaudieron la llegada del narcodiputado, cuando legisladores perredistas lo escondieron en sus oficinas, cuando lo metieron al recinto de manera ilegal, ¿por qué debíamos esperar que pasara algo contra el irresponsable gobierno de Chihuahua, que literalmente dejó a su suerte a Marisela Escobedo, a pesar de las amenazas de muerte en su contra?.
 
Si no pasó nada con el gobernador Godoy que solapó a su hermano, el narcodiputado Godoy, ¿por qué debíamos esperar que alguien hiciera justicia contra jueces corruptos, criminales e irresponsables como Catalina Ochoa Contreras, Rafael Boudib Jurado y Netzahualcóyotl Zúñiga Vázquez? Y si no pasó nada contra esos jueces corruptos, criminales e irresponsables, ¿por qué podemos suponer que habrá justicia contra los jueces que han solapado y liberado a decenas de narcotraficantes y criminales?
 
RECONSTRUIR LAS INSTITUCIONES.
 
Nada parece suficiente ante la tragedia que se vive en los tres Poderes de la Unión y los tres órdenes de gobierno. Y es que buena parte del problema viene desde la cabeza de los poderes. ¿Por qué ante amenazas de bandas criminales como a la que pertenece el asesino de Marisol y Marisela , son insuficientes instituciones como la PGR, la SSP, y las instituciones castrenses?. Porque las instituciones federales no pueden estar en todos los estados y tampoco responsabilizarse de la seguridad que corresponde a los estados.
 
¿Por qué han fracasado en la lucha contra el crimen y el narcotráfico gobiernos de estados como Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León y Michoacán..?. Porque los gobernadores son virreyes de sus estados, más que gobernadores. No saben siquiera el significado del gobierno, y no existe un contrapeso que los obligue a la eficacia. Y por eso son no sólo intocables, sino impunes, ineptos, cínicos e ineficaces.
 
¿Y por qué ha fracasado el Poder Judicial, tanto federal como en el de los estados? Porque la justicia en México es el reino de la impunidad y la corrupción. El judicial es otro poder intocable, y por eso altamente corrupto. La justicia se vende al mejor postor, como vimos en el caso del criminal confeso de Rubí Marisol Frayre, quien fue declarado inocente por jueces corruptos, que se vendieron a la banda criminal a la que pertenece Sergio Rafael Barraza.
 
¿Y por qué ha fracasado el Poder Legislativo? Porque también está inmerso en la corrupción y el narcotráfico. ¿Cuántos narcodiputados ocupan una curul, legislan, parlan desde la tribuna más alta de la nación, y se burlan de todos? Conocimos a uno; Julio César Godoy.
 
A pesar de que no existe salida. A pesar de que luchadoras sociales como Marisela Escobedo han dado la vida en su reclamo de justicia, nadie puede ser derrotado por el desánimo, el miedo y la injusticia. Y más que nunca, desde su trinchera, todos deben rescatar los anticuerpos sociales de la indignación, el asombro, la respuesta, el grito, el reclamo, el reproche y la reprobación al crimen y al mal gobierno. El grito de Marisela Escobedo: "¡No, por favor, no!", es el grito de todos.
Última actualización el Domingo 19 de Diciembre de 2010 13:59