El Ministerio Público se salva de la hoguera Imprimir
Escrito por Alejandro Salmón Aguilera   
Jueves 23 de Diciembre de 2010 16:38

 El clamor empieza a crecer y tal parece que el Gobierno del Estado hace como que no oye o de plano hasta cambia de tema de conversación.

A propósito del linchamiento contra tres jueces de primera instancia, una parte sustancial de la sociedad ha comenzado a alzar la voz y a exigir que haya no sólo una hoguera en plaza pública para esos empleados del poder judicial, sino también para todo ese mar de ineficiencia llamado Agencia del Ministerio Público.

Los casos abundan, aunque tal vez el de Marisela Escobedo sea el más emblemático, por el desenlace desastroso que tuvo.
Peligrosos maleantes que son consignados por simple portación ilegal de armas; elementos de prueba que estaban a la mano y que, por razones inexplicables, no presentaron ante juez; carpetas de investigación mal integradas, agrado tal que el juez de garantía o el tribunal oral los desecha rápidamente por improcedentes.
 
Ya el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), José Luis Armendáriz, solicitó al Congreso del Estado que no se queden nada más en el juicio político contra los tres jueces, sino que también enderecen baterías contra los agentes del MP y contra los de la Policía Municipal de Juárez. Pero ayer, cuando el presidente de la Diputación Permanente, Fernando Mendoza, convocó a conferencia de prensa, sólo habló del juicio e hizo como que no existía el reclamo contra el MP.
 
La COPARMEX ya se sumó al mismo reclamo y exige no sólo la quema con leña verde contra esos tres jueces, sino una “limpia” en todo el poder judicial y, desde luego, en el sistema de investigación, léase, en la Agencia del Ministerio Público.
 
Sin embargo, hasta ahora, ni el gobernador ni el fiscal han dado respuesta. De hecho, mientras los tres jueces del caso Marisela ya quedaron sin goce de sueldo y en el ojo del linchamiento público, los MP´s que mal integraron su carpeta de investigación siguen cobrando sueldo.
 
Ni siquiera el gobernador, después de su airado discurso en pro de la legalidad, y de decir que no tiene mido, que no se va a entretener, que va a meter a la cárcel para toda la vida a los delincuentes, se ocupa en decir algo sobre los malos investigadores que permiten el regreso a las calles a los delincuentes.
 
El problema para toda esa maraña de encubrimiento a un mal aparato de investigación es que, en cuanto empiece el juicio contra los jueces, éstos se van a defender, y no harán otra cosa más que exhibir el mal trabajo de los Agentes del Ministerio Público. Antes de que eso suceda, deberían, al menos, suspenderlos, nada más para que todos anden igual.
 
P.D. ¿A qué vino ese comentario del gobernador, de que no tiene compromiso con ninguna organización “delincuencial” (sic)? Hasta ahora nadie le ha achacado eso. Se le ha reclamado el homicidio de Marisela; el que no haya salido a dar la cara; el que, a esta hora, no ha atendido a la familia de la víctima; el que el homicida haya actuado con tal impunidad enfrente de su oficina y se haya ido sin que nadie lo detuviera; el que hayan tardado siete meses en atender su demanda de retirar del cargo a los jueces que liberaron al homicida de su hija; el que haya ninguneado al Poder Judicial como si fueran empleados de tercer nivel, el que siga sin actuar en contra de los agentes del Ministerio Público que llevaron el caso… pero nadie le había atribuido compromisos con ninguna organización. ¿A qué vino, entonces, ese estallido verbal?